NOTICIAS

  • 11 de enero de 2017

    Se publica la norma que regula el protocolo de actuación en cascos urbanos afectados por termitas
    imagen_8709.jpg
    El Comité Técnico de AENOR AEN/CTN 56 Madera y Corcho ha publicado la Norma UNE 56418: “Protocolo de actuación en cascos urbanos afectados por ataques de termitas subterráneas”. Se trata de un documento destinado a servir de base para el tratamiento de todos los agentes xilófagos y que permita abordar este problema concreto.
    Esta nueva normativa se presenta como una recomendación de protocolo de actuación a seguir por las administraciones públicas, organizaciones y empresas de tratamientos en el caso de que un conjunto de edificaciones (cascos históricos, cascos urbanos, barrios, urbanizaciones, etc.) se vea afectado por un ataque de termitas subterráneas,en palabras de la directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental, ANECPLA, Milagros Fernández de Lezeta.
    El objetivo de la nueva Norma 56418 es sistematizar las intervenciones de control de plagas de termitas subterráneas en áreas urbanas, tanto en los edificios como en sus entornos, a través de la definición de una serie de requisitos básicos que ayuden tanto a la hora de realizar un diagnóstico como de ejecutar un tratamiento, licitados de forma independiente. 
    Se indican una serie de medidas adicionales a aplicar de forma opcional, así como una serie de notas acerca de las inspecciones de edificios, control de la madera y su uso en construcción, además de facilitar información precisa sobre termitas y los métodos de tratamiento de estos xilófagos.
    Las termitas son una plaga frecuente en los cascos antiguos de las ciudades y representan una de las agresiones más peligrosas para las estructuras de madera de un edificio, ya que sus daños permanecen muchas veces ocultos a la vista. Son capaces de atravesar cualquier material, incluido el hormigón. Cuando se detectan, muchas veces es tarde y han afectado seriamente a la construcción.
    Las termitas cumplen una importante función en la naturaleza degradando la madera muerta, pero en nuestras viviendas, edificios y ciudades, al alimentarse de la madera que contienen vigas, parqués, marcos de puertas y ventanas, muebles, obras de arte, papeles, etc… son una plaga muy peligrosa por los cuantiosos daños estructurales y pérdidas económicas que pueden ocasionar. 

    Detección y prevención
    Las termitas son insectos sociales que viven en colonias y que tienen una gran capacidad de reproducción. No son fáciles de localizar ya que huyen de la luz y sólo en algunos casos se pueden detectar por una especie de cordón terroso pegado a la pared o a las cornisas o voladizos. Al golpear estas zonas se rompen o quedan huecas.  A diferencia de la carcoma no suele dejar agujeros que delaten su presencia.
    Las más peligrosas son las termitas subterráneas, presentes en España.  
    Los lugares carentes de ventilación, con humedad y faltos de mantenimiento y limpieza, son su hábitat idóneo. 
    En este sentido, ANECPLA confía en que el avance de nuevas formas de detección seguirá creciendo a buen ritmo al igual que lo ha hecho en los últimos tiempos. Una de las últimas innovaciones que se han incorporado al sector posibilita la visualización previa del estado de las estructuras de los edificios. Otras están encaminándose a la posible aplicación de georadares que permitan fotografiar los elementos por dentro.