NOTICIAS

  • 7 de septiembre de 2017

    Las termitas y la carcoma son las plagas más sufridas en el País Vasco
    imagen_8892.jpg

    Los xilófagos suponen el primer problema de plagas en el País Vasco, provocando el 32% de las infestaciones según Rentokil Initial. Así lo refleja el V Observatorio Regional de Plagas de la compañía especialista en servicios de Plagas e Higiene Ambiental, creado a partir de una muestra de 9.900 consultas recogidas entre las 24.000 llamadas que recibió durante el año pasado.

    En 2016, las infestaciones por insectos de la madera han sufrido un descenso respecto a años anteriores en el País Vasco hasta situarse en el 32%. En 2015 la cifra fue del 34%, mientras que en 2014 fue del 18% y en 2013, del 13,3%.

    Según estos resultados, es una de las Comunidades Autónomas en la que la presencia de xilófagos supera a la media nacional, tasada en un 16%. En este sentido, Jacinto Díez (Director de Comunicación de Rentokil Initial España) explica cuál es uno de los motivos que ha llevado a registrar este alto número de incidencias por xilófagos en esta zona: Los xilófagos, que son pequeños insectos que se alimentan de la madera, son muy difíciles de localizar, tanto por su minúsculo tamaño como por el modo en el que actúan, comiéndose la madera desde el interior. El registro de plagas provocadas por estos insectos indica que la población va conociendo mejor los indicios que muestran su presencia en las estructuras de madera, como son agujeros en el mobiliario, sonido de madera hueca o incluso el mal cierre de puertas o ventanas. De modo que nosotros, como expertos en control de plagas, podemos actuar antes y evitar consecuencias mayores e irreversibles en el maderamen de nuestras edificaciones.

    En lo que a provincias se refiere Vizcaya tiene mayor infestación por xilófagos (18%).  Álava es la provincia que menor riesgo presenta por plagas.

    Ante la presencia de una plaga, la mejor solución es acudir a un profesional para que evalúe y trate adecuadamente el problema ante el menor síntoma de infestación. Estamos hablando no sólo de controlar a unos huéspedes indeseados, sino de cuidar y preservar nuestro bienestar porque muchas de las plagas pueden tener consecuencias dañinas para nuestra salud, concluye Jacinto Díez, DIRCOM de Rentokil Initial España.