LEGISLACIÓN



Texto de la directiva

¿ES OBLIGATORIO EL MARCADO CE DE MADERA TRATADA?

La respuesta a la pregunta formulada es NO.

El marcado CE de madera tratada no es obligatorio ya que no existe una norma armonizada que abarque toda la posible casuística de productos de madera tratada, ya que el marcado CE se refiere a productos finales que se instalan en los edificios u las obras afectados por el Reglamento de Productos de Construcción.

Los productos finales que incorporen tratamientos de la madera que mejores sus prestaciones frente a la acción de agentes xilófagos o del fuego y que esta prestación esté recogida en la correspondiente norma armonizada del producto, por ejemplo madera aserrada estructural o revestimientos exteriores de madera, incorporaran esta prestación en su marcado CE y en su Declaración de Prestaciones.

La madera tratada se puede utilizar tanto en aplicaciones estructurales como en otros usos en elementos de carpintería de madera (puertas, ventanas, suelos, etc.), elementos decorativos (vallas, pérgolas, casetas, decoración del paisaje, etc.). A continuación, intentaremos aclarar la situación actual e indicar las posibles situaciones que se pueden originar, centrándonos casi exclusivamente en la tratada en autoclave para las clases de uso 3, 4 y 5, que son las que pueden tener más importancia y repercusión.

 A continuación se exponen algunos ejemplos de productos con norma armonizada en los que que se especifica la posibilidad de mejorar su prestación en relación con su protección frente a agentes xilófagos.

MADERA UTILIZADA EN APLICACIONES ESTRUCTURALES

Generalidades

En relación con las aplicaciones estructurales de la madera, se publicó en diciembre de 2009 la norma UNE-EN 15228 “Madera estructural. Madera estructural tratada con un producto protector contra los ataques biológicos” que indica que los tratamientos realizados con los productos indicados en su Anexo no modifican las propiedades mecánicas de la madera estructural.

Esta norma no es una norma armonizada ya que no dispone del anexo ZA, que explicaría como se realiza el marcado CE; por este motivo no está recogida en el listado de normas armonizadas aprobadas.

Realmente lo que la norma UNE-EN 15228 indica es que debe quedar constancia por parte de la empresa del registro de cada tratamiento realizado. Esta norma sirve exclusivamente de “puente” entre el tratamiento realizado y el marcado CE de productos específicos con norma armonizada que en su caso recojan la realización de tratamiento que mejores sus prestaciones (*).

(*) Esta norma especifica que la penetración y la retención del protector solamente se comprobaría en las instalaciones de la empresa que realiza el tratamiento por medio de un ensayo inicial que se haría una sola vez y que no se volvería a repetir sin no hay un cambio de producto o de proceso, pero no especifica quién o qué organismo lo tiene que realizar y controlar. Este es un punto débil de la norma que provoca problemas a la hora de verificar el tratamiento de maderas para aplicaciones estructurales ya que es la propia empresa la que avala el tratamiento. Como apuntábamos anteriormente los Sellos de Calidad Voluntarios es la alternativa más eficaz.

A estos aspectos normativos hay que añadir que los requisitos a cumplir están transferidos a cada país miembro de la Unión Europea que complican su interpretación. En el punto 4.3 de la norma UNE-EN 15228 se indica “el valor de retención requerido debe declararse según la reglamentación nacional aplicable en el entorno en que se va a utilizar ..... “. Los posibles agentes degradadores de la madera, como por ejemplo las termitas, no están presentes en todos los países. En este sentido una madera tratada y utilizada en Finlandia no tiene porque estar protegida contra las termitas, pero si se utilizara en Francia y España, si lo tedrían que estar. En consecuencia los Códigos Técnicos de la Edificación de cada país, en mayor o en menor medida, como en el caso de España definen los aspectos relativos a la protección de la madera.

En el caso de España está recogido en el Documento Básico Seguridad Estructural Madera de nuestro CTE - DB SE M, punto 3 “Durabilidad” que solamente indica el nivel de penetración (NP) que debe alcanzar el protector de la madera para cada clase de uso pero no indica la retención de protector (cantidad de producto introducida), que es un punto débil y que debería especificarse.

La determinación de la penetración, en la mayoría de los casos con tratamientos con productos que incorporan cobre, es sencilla y bastante exacta; siendo más complicado determinarla cuando los protectores solamente incorporan principios activos de la química orgánica.

En cuanto a la retención la normativa no especifica claramente como se calcula. En el punto 5.2.2 de la norma UNE-EN 15228 se indica “Todas la muestras tratadas seleccionadas para ensayos de tipo inicial deben muestrearse conforme a la norma UNE-EN 351-2 y analizarse utilizando los métodos de análisis descritos en las especificaciones técnicas correspondientes”. Texto muy ambiguo que es un posible foco de divergencias. Existiendo como existen protectores - principios activos ya conocidos ¿por qué no se definen claramente sus métodos de análisis y valoración? En muchos casos los registros de calidad del tratamiento (consumos de solución protectora, concentración de protector y volumen de madera tratada) pueden aportar más información que un análisis puntual, que para que fuera válido tendría que ser estadísticamente representativo.

A continuación se exponen como ejemplo la madera aserrada estructural y la madera laminada encolada. El enfoque se sigue se podría utilizar para los tableros contrachapados estructurales (Norma armonizada UNE-EN 13896), la madera microlaminada o LVL (UNE-EN 14374), otros productos estructurales laminados o encolados, etc.

Madera Aserrada Estructural

En este caso particular existe una norma armonizada específica para este producto UNE-EN 14081-1 “Estructuras de Madera. Madera Estructural con sección transversal rectangular clasificada por su resistencia. Parte 1 Requisitos generales” que indica el sistema de verificación de la conformidad (sistema 2+) y el contenido de la declaración de la conformidad y del marcado CE.

En relación con su durabilidad indica que la durabilidad natural o adquirida de forma artificial sea la correspondiente a la clase de servicio y de uso en la que se va a utilizar. Cuando el aserradero necesite suministrar madera estructural para las clases de uso 3.1, 3.2 o 4, necesitará acudir, en la mayoría de los casos y si no dispone de autoclave, a una empresa de tratamiento. En este caso la norma armonizada UNE-EN 14081-1 hace referencia al cumplimiento de lo especificado en la norma UNE-EN 15228, que como comentábamos indica que valdría con que la propia empresa que ha realizado el tratamiento le aporte el correspondiente registro de tratamiento. Dejando aparte la comprobación de la calidad visual estructural, que es la propiedad más importante de este producto, en aras de la seguridad es más recomendable y seguro exigir un Sello de Calidad Voluntario o en su defecto una comprobación en fábrica de la realización del tratamiento de ese lote de madera.

Madera Laminada Encolada

Como en el caso anterior existe una norma armonizada específica para este producto, la UNE-EN 14080 “Estructuras de Madera. Madera Laminada. Requisitos” que indica el sistema de verificación de la conformidad (sistema 1) y el contenido de la declaración de la conformidad y del marcado CE.

En relación con su durabilidad indica que tanto el encolado como la durabilidad natural o adquirida de forma artificial de las tablas de madera aserrada clasificada estructuralmente utilizadas para la fabricación de madera laminada sean la correspondiente a la clase de servicio y de uso en la que va a utilizar el elemento. Como en el caso anterior cuando se tenga que suministrar madera laminada para las clases de uso 3.1, 3.2 o 4 será necesario, en la mayoría de los casos, su tratamiento en autoclave. Aunque la norma armonizada permite el tratamiento de la pieza de madera laminada ya fabricada, normalmente no se realiza por los posibles problemas de delaminación que pueden ocurrir durante el tratamiento por vacío – presión; lo habitual es utilizar madera aserrada estructural tratada con las que se formarán las láminas uniéndolas entre sí por unión dentada y que posteriormente se encolan y prensan entre sí para formar el elemento de madera laminada. En ambos casos estaríamos en la situación anterior, ya que la norma armonizada vuelve a hacer referencia a la UNE-EN 15228.

MADERA UTILIZADA EN ELEMENTOS DE CARPINTERÍA

Para estos productos no existe una norma similar a la UNE-EN 15228 específica para el tratamiento de elementos de carpintería de madera, por lo que en la verificación de los tratamientos se deberían utilizar las normas generales vigentes de protección de la madera.

Ventanas de madera - Puertas de madera para exterior

En este caso existe norma armonizada, la UNE-EN 14351 - 1 “Ventanas y puertas peatonales exteriores sin características de resistencia al fuego y/o control de humos”, que indica el sistema de verificación de la conformidad (sistema 3) y el contenido de la declaración de la conformidad y del marcado CE.

En relación con su durabilidad de la madera o tratamientos frente a agentes biológicos la norma armonizada no indica nada concreto. Desde nuestro punto de vista la durabilidad natural o adquirida de forma artificial de la madera que constituye la ventana o la puerta de exterior deben ser las correspondientes a la clase de uso en la que se va a utilizar (normalmente la 3.1 o 3.2) siendo recomendable, como en los casos anteriores, que la empresa que haya realizado el tratamiento aporte un Sello de Calidad Voluntario.

Revestimientos de madera para exterior

Seguimos estando en una situación igual a la de las ventanas y puertas de madera de exterior, la norma armonizada UNE-EN 14915 “Frisos y entablados de madera. Características, evaluación de la conformidad y marcado” indica el sistema de verificación de la conformidad (sistema 1 = si está afectado por requisitos de fuego, sistema 3 = si está afectado por requisitos de sustancias peligrosas y sistema 4 = para el resto de los casos, que suele ser el más habitual) y el contenido de la declaración de la conformidad y del marcado CE.

En relación con su durabilidad, la norma armonizada no indica nada concreto, por lo que estaríamos en la misma situación que en las ventanas y puertas de madera de exterior.

Suelos de madera para exterior

En este caso no existe norma armonizada por lo que el suelo no puede llevar el marcado CE. Esta situación se podría extrapolar para otros productos que no tienen norma armonizada como postes y tablas de madera para vallado, madera tratada para decoración del paisaje, etc.

Como en todos los casos anteriores volvemos a recomendar, siempre que la durabilidad de la madera no sea la adecuada para las clases de uso 3 o 4, que la empresa que ha realizado el tratamiento aporte un Sello de Calidad Voluntario.



Maderamen 350