NOTICIAS

  • 1 de julio de 2022

    Las obras de rehabilitación tendrán que garantizar que el 70% de los residuos que generen no van a ir al vertedero si quieren recibir Fondos Next Generation
    imagen_10329.jpg
    El sector de la construcción debe cambiar ya su mentalidad para recorrer el largo y necesario camino que le queda desde la linealidad hasta la circularidad. Sólo a través de la sensibilización por parte de todos los agentes se podrá transformar el modelo en todo el ciclo de vida, lo que implica la total valorización de los Residuos de Construcción y Demolición (RCD). 
    En la actualidad, entre el 10% y el 15% de los materiales se desperdician durante el proceso de construcción y el 54% de los residuos generados en las obras son enviados al vertedero, según el informe Economía circular en la edificación, elaborado por Green Building Council España (GBCe). “Es necesario que el sector tome conciencia de la importancia de la circularidad y que desvincule su desarrollo económico del consumo de recursos finitos”, ha defendido Alfons Ventura, experto del Área Técnica de GBCe en el proyecto VALREC. 
    Con este contexto como telón de fondo, Ventura ha moderado el encuentro virtual “De principio a principio: economía circular en los residuos de construcción y demolición”, enmarcado en el proyecto VALREC. 
     
    Por su parte, las políticas europeas también están empujando en esa dirección. Un buen ejemplo de ello es el marco legislativo de los Fondos Next Generation, que exige que el 70% —en peso—de los RCD generados en las rehabilitaciones que financian se tengan que preparar para la reutilización, el reciclaje u otras formas de valorización de materiales. “La realidad es que, si una comunidad de vecinos quiere financiar la rehabilitación de su edificio con los Fondos Next Generation, tendrá que demostrar con el certificado de un gestor que está valorizando las cantidades exigidas de RCD”, ha explicado Ventura, de GBCe