NOTICIAS

  • 31 de octubre de 2022

    La construcción industrializada en madera abre una oportunidad para los montes de pino y la industria forestal: Piñeiros 22
    imagen_10410.jpg
    Más de 200 profesionales del sector forestal, la industria de la madera y prescriptores  (arquitectos, constructores, etc.) se han dado cita este martes 25 en el encuentro Piñeiros 22 (Pinos 22), organizado por la Fundación Arume en la Cidade da Cultura de Santiago de Compostela (A Coruña). En el encuentro se analizó la oportunidad que se le abre al sector forestal con la irrupción de la construcción industrializada en madera, una tendencia en auge en Europa y que está despegando en la Península Ibérica.

    El empleo de la madera en las estructuras de los edificios representa un cambio de paradigma, pues la edificación en altura con madera reduce de manera sustancial los tiempos de construcción, al llegar todas las piezas a obra con las medidas y cortes precisos. 

    “En el País Vasco, un proyecto de edificación de 68 viviendas en madera finalizó su montaje en 12 semanas” - puso como ejemplo en la jornada el arquitecto Daniel Ibáñez, director del Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña-. “La madera tiene un gran potencial en edificios de altura media, 6 - 12 plantas, de cara a promover una construcción más ecológica, pues el 60% de la huella de carbono de un edificio está en la construcción”, subrayó.

    Una de las ventajas claras de la madera es su papel como material que almacena carbono atmosférico, lo que contribuye a mitigar el cambio climático. A este factor, la madera suma otros puntos fuertes, como su buen desempeño como aislante térmico en las viviendas.

    En España se construyen cada año más de 160.000 viviendas, de las que actualmente menos del 1% se levanta en madera estructural, una tendencia que se espera que cambie radicalmente en los próximos años.

    El presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de España, Juan Antonio Gómez-Pintado, destacó en la jornada tres objetivos clave para lograr una mayor presencia de la madera estructural en la construcción. 


    “En primer lugar, se precisa una mayor capacidad de industrialización de la madera para construcción, para lo cual es necesaria la obtención de buena materia prima en los montes y tecnología para su transformación. En segundo lugar, hay que reducir costes, con lo que llegaremos al tercer objetivo, facilitar un mayor acceso a la vivienda” -detalló-. “Si no mejoramos la capacidad de acceso a la vivienda de la ciudadanía, el impacto que tendremos será insuficiente”, valoró.


    Demanda
    Para la producción de los nuevos materiales que exige la construcción en madera (madera contralaminada -CLT-, estructuras ligeras en madera maciza, laminados, etc.), los expertos coincidieron en que se precisará recurso en cantidad y calidad suficiente. 

    Al hilo de eso, el Centro Pinus (Portugal), que aglutina a la cadena forestal – madera del país vecino, advirtió de la necesidad de aumentar la superficie y volumen de producción de las coníferas, ya que en la actualidad el consumo de pino de la industria portuguesa de la madera es superior al crecimiento de los pinos en monte. “Hubo una regresión de los montes de pinos, en buena medida propiciada por el abandono y por factores desincentivadores de la actividad forestal, como los incendios y la plaga del nematodo”, analizó la directora del Centro Pinus, Susana Carneiro.

    Otro riesgo que perciben en Portugal es el aumento del consumo de madera de pino para pellets y centrales de biomasa, lo que introduce una competencia adicional por el recurso forestal.

    En Galicia, se está elaborando en la actualidad un análisis de la situación del recurso en monte, a cargo de la Escuela de Ingeniería Forestal de Pontevedra (UVigo), responsable de acometer el Inventario Forestal Continuo de Galicia. En cuanto ese Inventario esté finalizado, se podrá hacer un diagnóstico de la situación de los montes de coníferas en la comunidad, pero desde la perspectiva del sector y de la propia Administración ya se avanza que son necesarias más plantaciones de pino en monte, y en masas sometidas a cuidados silvícolas (podas y rareos), para garantizar la producción de suficiente madera de calidad en los próximos años.

    El encuentro Piñeiros, organizado por la Fundación Arume y cofinanciado por la Axencia Galega da Industria Forestal (XERA), contó con un panel de ponentes que incluyó a destacados profesionales de España y Portugal, tanto del ámbito empresarial como del investigador y técnico, así como a representantes  políticos.

    Programa
    El programa se configuró en tres coloquios temáticos. El primero de ellos llevó por título ‘Los montes de pino, la sostenibilidad del recurso y la industria de la madera’, y contó con las intervenciones de Susana Carneiro (Centro Pinus, Portugal) y de Juan Picos y Julia Armesto (Escuela de Ingeniería Forestal de Pontevedra, Uvigo).

    El segundo bloque tématico se centró en las oportunidades de mercado que se le presentan al recurso. Bajo el título ‘La madera como material esencial en la construcción’, se contó con las intervenciones de Daniel Ibañez, director del Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña; de Juan Antonio Gómez – Pintado, presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de España; de Sandra Llorente, directora general de Lignum Tech; y de Antonio Carlos Rodrigues, director general del Grupo Casais. Moderó Emma Romero, de la plataforma Wood is Wood.

    El último de los bloques temáticos se tituló ‘La cooperación Galicia – Portugal’ e incluyó dos relatorios. Un primero sobre los retos de la mejora genética y de la resiliencia en los montes de coníferas, a cargo de Raquel Díaz (Centro de Investigación Forestal de Lourizán) y de Isabel Carrasquinho, del  Instituto Nacional de Investigação Agrária y Veterinária. El segundo relatorio de este último bloque abordó una experiencia de cooperación trasnacional de otro sector económico con peso en Galicia y Portugal, el metalúrgico, con una intervención de la Federación Luso-Galaica de Industriales Metalúrgicos.  

    El acto fue clausurado por el conselleiro de Medio Rural, José González, y contó en la inauguración con la participación del director de la Axencia Galega da Industria Forestal XERA, Jacobo Aboal, con la del propio presidente de la Fundación Arume, José Carballo, y con el presidente del Centro Pinus, Joao Gonçalves.

    Sobre la Fundación Arume

    La Fundación Arume, entidad declarada de interés para el desarrollo forestal de Galicia, está integrada por el conjunto del sector forestal de la comunidad. Su objetivo es fomentar el desarrollo del pino en Galicia, para lo cual trabaja en cuatro líneas estratégicas: silvicultura y restauración ambiental, mejora genética, formación y marca.

    El patronato de la Fundación Arume está compuesto por representantes de toda la cadena de valor de la madera:

    Asociación Monte Industria
    Asociación Forestal de Galicia (AFG)
    Abanca.
    Asociación de Viveros Forestales de Galicia (VIFOGA)
    Federación de Aserraderos y Rematantes de Maderas de Galicia (FEARMAGA)
    Asociación Sectorial Forestal Gallega (ASEFOGA)
    Clúster de la Madera y el Diseño de Galicia
    Asociación de la 1º Transformación de la Madera de Lugo (LUGOMADERA)
    Asociación de Empresas de Servicios Forestales de Galicia (SERFOGA)