NOTICIAS

  • 12 de marzo de 2024

    El aluminio en el incendio de Valencia: la patronal se defiende
    imagen_10784.jpg
    La Asociación Española del Aluminio (AEA), que representa a más de 600 empresas del sector, quiere manifestar, en primer lugar, su más sentido pésame a los familiares de las víctimas y a todos los afectados por el trágico incendio producido en el barrio de Campanar, en Valencia, el pasado jueves 22 de febrero; así como del sucedido más recientemente, este 4 de marzo, en la localidad de Villajoyosa. Todos los órganos de gobierno de la Asociación, así como sus asociados, están con aquellos que, de cualquier forma, se han visto afectados por lo ocurrido en ambos casos. 

    Asimismo, la AEA pone de manifiesto su malestar y desacuerdo con todas las voces que, durante estas semanas, se han ido precipitando en valorar sin rigurosidad y, en algunos casos sin conocimiento, aspectos técnicos del sector de la edificación y los materiales de la construcción. Son muchos los que, sin dejar avanzar ni terminar las investigaciones oficiales sobre lo ocurrido, que aún siguen en marcha aún habiéndose detectado ya el origen del incendio de Campanar, han lanzado graves acusaciones hacia el sector. 

    Por ello, en este momento del proceso y fuera de la vorágine de acusaciones a la que hemos asistido, la Asociación considera que ha llegado el momento de pronunciarse para aclarar y puntualizar algunos aspectos sobre las cualidades intrínsecas del aluminio y de los llamados “paneles compuestos de aluminio” (ACPs):

    El aluminio es “incombustible”, es decir que no arde cuando se expone al fuego (clasificado como material de construcción “Euroclase A1”).

    Por el contrario, un material combustible es un material capaz de arder. La inflamabilidad es la facilidad con la que un material combustible se enciende. El aluminio es un material incombustible y, por tanto, no inflamable (no puede prender fuego).

    El aluminio se utiliza mucho para revestimientos exteriores, pero también para cubiertas, falsos techos y otras aplicaciones de construcción en forma de paneles macizos de pocos milímetros de grosor. La superficie de estos productos suele tratarse mediante procesos de “oxidación anódica” (anodizado) y “ recubrimientos orgánicos” (lacado). Los productos de aluminio sin acabar, anodizados y una amplia gama de productos de aluminio lacado son incombustibles, es decir, de clase A1 o A2.

    Un panel compuesto de aluminio (ACP) es un sándwich de dos láminas de aluminio con un núcleo de polímero, mineral o mixto, todo ello de unos pocos milímetros de grosor. Fáciles de curvar y doblar, estos productos pueden utilizarse para revestimientos, cubiertas, identidad corporativa y aplicaciones de exposición.

    El material utilizado para el núcleo del ACP es el que más influye en su clase de reacción al fuego, que va desde combustible (clase F) a incombustible (clase A2). Existen distintas opciones para satisfacer una amplia gama de aplicaciones.

    Cuando se utiliza en una fachada ventilada, el revestimiento exterior es la parte visible del sistema que protege la pared de la lluvia, separados entre sí por una cámara de aire.

    Tanto el material del revestimiento exterior, como el material del aislamiento de la pared y las barreras cortafuegos influyen en la inflamabilidad de una fachada.

    El aislamiento de la pared y el revestimiento exterior son dos cosas distintas. Por lo tanto, cuando se utiliza ACP para el revestimiento exterior, el “núcleo” del ACP se refiere al material entre las dos láminas de aluminio, y no al material de aislamiento de la pared.
    La AEA subraya que el aluminio es un material seguro, resistente, duradero, sostenible y masivamente utilizado en el sector de la edificación, así como en muchas otras industrias. Desde la Asociación pedimos que no se especule más en relación a estos trágicos sucesos y que siempre se respeten los tiempos de investigación y peritaje sin plantear conjeturas. Son las investigaciones oficiales, aún en curso, las que deben aclarar lo sucedido y arrojar luz sobre los motivos de la propagación de los incendios, dado que podría haber muchos factores contribuyentes. 

    Asimismo, la AEA se pone a disposición de las autoridades pertinentes para colaborar y cooperar en lo que fuera necesario.



Maderamen 350