NOTICIAS

  • 20 de abril de 2009

    Ventilación en puertas y ventanas según el CTE
    imagen_6207.jpg

    El pasado 2 de abril se celebró la asamblea general ordinaria de AITIM que fue seguida de una jornada técnica sobre un tema polémico: la aireación de puertas y ventanas según el CTE.

    Intervinieron Luis Jiménez, director del Gabinete Técnico del COAATM y Julio Timón, Director General de Air-In, una de las principales empresas que operan en el sector.

    La jornada sirvió para aclarar puntos aunque otros quedaron abiertos y pendientes de solución. Unos y otros se resumen a continuación.

    ¿cómo funcionan estos sistemas de ventilación?

    Es frecuente que carpinteros y otros profesionales sólo conozcan los propios aireadores que ofrece el mercado pero no comprenden el sistema completo de ventilación. Los ponentes explicaron que el sistema funciona porque el aire es movido por la succión que producen equipos mecánicos o híbridos de extracción situados en las azoteas de los edificios de viviendas (son aspiradores mecánicos exclusivamente o bien funcionan con el viento cuando éste es suficiente sin requerir del motor en el caso de los híbridos). Así estos equipos ponen en movimiento todo el aire de la vivienda, succionando el aire de fuera a través de estos aireadores. Este sistema afecta a la carpintería,  ya que la entrada de aire renovado se suele colocar en la ventana (aunque no es imprescindible que sea así) para no afear la fachada y la conducción interior entre habitaciones, se realiza a través de la puerta por el mismo motivo. Sin embargo a veces el sistema no funciona correctamente ya que el aire en cada habitación se debe mover por convección (el aire caliente sube mientras el frío desciende) creando un movimiento circular continuo en las habitaciones que lo impulse hacia la abertura y esto no se produce si la corriente no es insuficiente o los conductos no están bien colocados.

    ¿el caudal previsto por el CTE no es excesivo?

    Los caudales de paso de aire previsto por el CTE producen unas corrientes excesivas ya que en un dormitorio doble será de 10 l/s y en los baños, de 15 l/s. Traducido en velocidades son muy elevadas Y si nos referimos a renovaciones de aire producidas son muy superiores a las que indican otros países donde el clima es mucho más frío que el nuestroA juicio de los ponentes son excesos que el CTE debe ir corrigiendo y ajustando a la realidad de nuestro país ya que, en aras de la salubridad se pone en peligro la propia salud (resfriados) y las corrientes pueden ser incómodaas.

    ¿no se produce una fuerte pérdida de energía calorífica con este tipo de ventilación?

    Está claro que el sistema que propugna actualmente el CTE produce una pérdida de energía que ha de tenerse en cuenta en el cálculo de la instalación de aire acondicionado (un sistema de calefacción convencional ya no tendría sentido ya que en verano entraría muchísimo calor). Esto, cuando salió el CTE, parecía estar fuertemente en contradicción con los ahorros térmicos y acústicos que exigía por otro lado el Código. Por contra parece demostrarse con estudios empíricos que, considerando incluso estas pérdidas energéticas, este sistema es al final más económico que el actual ¿la razón? En España se ventila mucho en momentos concretos del día (por las mañanas al hacer las habitaciones, tras las comidas, etc.) que producen más pérdidas energéticas que este sistema continuo y ténue.

    ¿la solución son los sistemas de doble flujo?

    Con los sistemas de doble flujo el aire viciado y caliente que sale y el aire depurado y fresco que entra (en el caso de invierno, en verano sería a la inversa) se encuentran en un ‘intercambiador’ y se produce una transferencia de calor entre ambos que hace que el aporte de energía al aire de la climatización deba ser menor (puede llegarse en algunos casos al 70% de aprovechamiento). El problema es que estos sistemas ocupan un espacio del que habitualmente no dispone la vivienda en altura y además necesita una bomba que produce un consumo y que hay que aislarla acústicamente. Por ello sólo suele ser viable en viviendas unifamiliares colocándolo en el espacio que deja la cubierta.

    ¿es realmente una solución la microventilación?

    Últimamente se ha desarrollado un herraje oscilobatiente que permite una apertura mínima por la parte superior de la ventana que consigue la ventilación que exige el CTE. Al tratarse de un herraje el sistema es más barato y sobre todo es más sencillo de colocar que los aireadores por parte del carpintero. Esta opción ha sido aprobada por parte del Ministerio de la Vivienda a instancias de la patronal ASEFAVE. ¿cuál es el problema? Para Julio Timón este sistema no garantiza el aislamiento acústico, cosa que los sistemas de aireadores si hacen a través de un diseño contrastado por los correspondientes ensayos de laboratorio.

    ¿qué sistemas existen en el mercado?

    Junto a las empresas que han desarrollado los sistemas de aireadores a raíz del CTE existen los productos y sistemas que funcionan desde hace años en otros países pero parece que no serían suficientes para las exigencias de nuestro país. Pero también algunas empresas de carpintería españolas se han lanzado al ruedo y han desarrollado sus propios prototipos para sus unidades de hueco de puerta con sistemas propios a través del cerco, de la hoja, etc.

    Actualmente se aplican diversas soluciones. Se colocan en la parte superior del hueco (en general entre el cerco y el premarco teniendo que venir la solución ya desde fábrica) o en la parte inferior de la hoja (lo más sencillo es una rejilla, bien metálica, bien de persiana de la misma madera, o bien rebajando la hoja, solución poco recomendable por poco estética y porque deja pasar la luz y el sonido).

    En general los sistemas 'caseros' no se ensayan en laboratorio donde se compruebe que los caudales que pide el CTE son posibles de alcanzar. En los sistemas comerciales, sí se han hecho estos ensayos. El problema surgirá cuando el director de obra pida acreditar el cumplimiento a través de ensayos o de sellos de calidad (que no existen por el momento). No será fácil de realizar, entre otras cosas porque se trata de un sistema completo, no de una puerta o una ventana que cumpla como elemento independiente, de hay que se plantee la necesidad de realizar mediciones en obra, que es posible que se acaben realizando.

    ¿se harán mediciones en obra?

    Está claro que no todas las solucionadas arriba mencionadas van a dar el resultado deseado (no es lo mismo que el aireador o la rejilla vaya arriba o abajo) ya que el movimiento del aire puede no producirse o el caudal puede no ser el que exige el CTE.

    De ahí que se plantee, como defiende Luis Jiménez, que sea necesario hacer pruebas in situ si se quiere comprobar que se cumple con el CTE.

    ¿son los aireadores flexibles? ¿Se adaptan a los diversos gruesos de tabiques existentes en España?

    Algunos de los aireadores existentes en el mercado tienen este problema resuelto. Un problema que es tan importante debido a la diversidad de gruesos de tabiquería de nuestro país (cerámica, cartón-yeso, ...) y de la variabilidad de revestimientos de éstos (pintura, mármol, cerámica,...) los muros y tabiques cambian mucho. Los aireadores comerciales (al menos algunos) se adaptan como un fuelle a distintos gruesos de muro.

    ¿de quien es la responsabilidad la aireación, del proyecto o de los carpinteros?

    Ante la confusión creada por este documento del CTE y la apertura a las más diversas interpretaciones, el mercado ha respondido bien con escepticismo, omitiendo su colocación o bien cargando la responsabilidad a otros colectivos. En este último caso es frecuente que los directores de obra o las constructoras endosen el problema a los carpinteros, ya sean estos fabricantes de la hoja o del hueco completo o bien instaladores. Salvo que los fabricantes de unidad de hueco puedan dejar el aireador colocado y en obra se ajuste según el caudal requerido en cada habitación, debe ser el director de obra el que ya realice la prescripción de cada unidad de carpintería dependiendo de donde vaya a ir colocada. Así que no será tan fácil colocar esa leyenda tan querida de los publicistas sobre todo tipo de productos de construcción: cumple con el CTE.