NOTICIAS

  • 20 de mayo de 2009

    Diferencias de criterio en el marcado CE de madera aserrada estructural
    imagen_6224.jpg

    En el marcado CE de madera aserrada estructural se hace patente que según el Organismo Notificado que lo autorice existen diferencias de criterio a la hora de evaluar algunos requisitos. A esta situación se une, además, la dificultad para encontrar información sobre cuestiones técnicas relevantes como los ensayos iniciales de tipo de ciertas especies y procedencias.

    El marcado entra en vigor a partir de septiembre de este año, y si bien existe una norma (UNE EN 14081-1) y directrices de referencia, no todos los organismos notificados disponen de especialistas en la materia, ya que muchas entidades notificadas, aún disponiendo de capacidad técnica, tienen un ámbito de actuación generalista.

    En algunos casos, como por ejemplo en el marcado CE del roble de origen francés, es notable la falta de información disponible sobre temas técnicos importantes. A fecha actual el roble de origen francés no está incluido en la norma EN 1912, donde si está recogido por ejemplo el roble alemán, por lo que su marcado CE queda supeditado a la existencia de ensayos a los que debe dar el visto bueno el Organismo Notificado (ON), cuya capacidad de juicio depende directamente de su especialización en el campo de la madera estructural. El ON debe disponer en este caso del ensayo inicial de tipo (laboratorio, número de muestras, valores característicos, etc.) aunque no tenga obligación de presentarlo si se le solicita. Con la Directiva de Productos de la Construcción ahora vigente (y en trámite de reforma donde precisamente este tema se va a cambiar) los ON son soberanos y no están sometidos a control externo alguno.

    Parece que algunos se empeñan en 'regalar' el marcado CE como si fuera un mero 'papeleo' con toda clase de facilidades técnicas y económicas. Hay que 'ayudar' al sector. Algunas empresas aceptan, primero porque no entienden mucho de qué se trata y segundo porque bastante complicados están los tiempos. Esto es inadmisible de todo punto, pero más cuando se trata de productos que afectan a la seguridad de bienes y personas.