NOTICIAS

  • 7 de agosto de 2009

    ¿Cómo reducir los incendios en España y que no cueste dinero?
    imagen_6266.jpg

    La bioenergía utiliza como combustible, entre otras materias primas, la biomasa forestal procedente de las tareas de mantenimiento y de aprovechamiento forestal. Estas tareas son imprescindibles tanto para el buen desarrollo de las masas, como para reducir el riesgo de incendios. Sin embargo, hay muchas masas que están sin tratar, bien por falta de dinero, bien por desidia de los gestores, con lo que la biomasa forestal aumenta y también el riesgo de incendio, en cantidad y virulencia.

    El coste que para el contribuyente tiene todo el dispositivo de extinción de incendios, es cada año más elevado. Mientras tanto, la Bioenergía sigue sin estar suficientemente apoyada y desarrollada por las Administraciones Públicas. Una industria bioenergética bien planificada permitiría utilizar la biomasa forestal para generar energía en plantas de producción eléctrica o térmica, disminuyendo las posibilidades de que se quemara violentamente en los incendios.

    La Bioenergía, que es la energía que se genera por la combustión de biomasa, es una de las energías renovables que más va a contribuir a la sustitución de los combustibles fósiles (gasóleo, gas natural y carbón) según el Plan de Energías Renovables de España (PER). Bajo esta denominación se encuadran un variado elenco de tecnologias y combustibles.

    Los biocombustibles procedentes de la madera –como las astillas o los pellets (unos cilindros de madera prensada, de 6 a 10 milimetros de diametro y 20 a 25 milimetros de largo)- se emplean para producir calefacción, electricidad e incluso aire acondicionado. Provienen de serrines, de la trituración de maderas recicladas, recortes de aserraderos, restos de cortas y tratamientos forestales, y también de cortas de maderas delgadas procedentes del mantenimiento de los montes y de los trabajos que se realizan o se debieran realizar en la prevención de incendios.

    ¿Qué está pasando?

    Básicamente estamos hundiendo la economía: por un lado, desangramos al país comprando en el extranjero el 83% de la energía que consumimos, y por otro, gastamos ingentes cantidades de dinero en establecer los dispositivos de lucha contra los incendios. Es uno de los peores casos de eficiencia económica que conozco.

    La creación de una industria en torno a la Biomasa, tanto para generar energía eléctrica, como calor y aire acondicionado, nos traerá las siguientes ventajas:

    1.    Rebajaremos el coste de nuestra factura energética, el dinero que ahora se va fuera de nuestras fronteras se quedará dentro,y se generarán nuevos puestos de trabajo, concretamente 300 empleos por cada TWh (terawatio-hora) producido, en el paso de gasóleo a biomasa.2.    Daremos valor a los restos forestales que generan los trabajos de prevención de incendios, con lo que dejarán de ser una carga económica para el contribuyente.

    3.    Reduciremos la carga  económica que para el contribuyente supone el dispositivo de extinción de incendios.Seamos responsables con nuestro país. En estos momentos de gran crisis es cuando debemos aguzar el ingenio y trabajar en el desarrollo de nuevos nichos de trabajo, negocio y actividad. Sin duda, la Bioenergía es una gran oportunidad para que a los españoles los incendios no nos cuesten dinero.

    Javier Diaz Gonzalez

    Presidente de AVEBIOM

    Presidente de EXPOBIOENERGÍA