NOTICIAS

  • 10 de mayo de 2010

    Camerún se compromete con la UE a combatir las talas ilegales
    imagen_6479.jpg

    WWF aplaude el acuerdo voluntario entre  Camerún y la UE para luchar contra la tala ilegal. Su objetivo, asegurar que la madera procedente de este país que se exporta a los mercados europeos es de origen legal. La organización, que trabaja en la cuenca del Congo para lograr la gestión sostenible de sus bosques y promover la certificación forestal FSC, considera este acuerdo esencial para facilitar el incremento del número de hectáreas FSC en este país.  

    Camerún, principal proveedor de madera tropical al mercado español, acaba de suscribir un acuerdo voluntario con la UE por el que se compromete a combatir las talas ilegales. Este país se convierte así en el tercero de África, tras Ghana y República del Congo, por este orden, que firma un acuerdo de este tipo para garantizar la legalidad del origen de los recursos forestales que se extraen de sus bosques.

    Este hito cobra especial importancia ya que entre el 40 y el 80 por ciento de la madera extraída en la región, según países, es talada de manera ilegal y buena parte de ella comercializada internacionalmente.

    Estos Acuerdos Voluntarios de Asociación (conocidos como VPA, en sus siglas inglesas) forman parte del Plan de Acción de lucha contra la tala ilegal de la UE (Reglamento FLEGT). Su propósito es asegurar la transparencia en los documentos y licencias que acompañan a la madera para mostrar que fue talada y vendida de forma legal. De esta forma, se garantiza la trazabilidad de los recursos desde el bosque hasta el producto final.

    Para Félix Romero, Responsable de Bosques de WWF: “Garantizar la legalidad de las cortas de madera es un primer paso imprescindible en el camino hacia la sostenibilidad en el uso de los bosques tropicales. Pero debe ser este el verdadero objetivo final de las explotaciones forestales que deben integrar los criterios ambientales y sociales más exigentes, sólo asegurados cuando están certificados por sistemas como el FSC.” 

    WWF recuerda que la tala ilegal de madera, para leña o para uso industrial, y el aprovechamiento forestal insostenible es una grave amenaza para los ecosistemas forestales más valiosos del mundo, pero también para la propia imagen de la madera como material que debe ser fomentado por sus cualidades ecológicas, sociales y tecnológicas, preferible a otros más contaminantes.

    Cabe destacar que los bosques centroafricanos constituyen la segunda mayor extensión de selva tropical del Planeta, después de la Amazonía. Además, son los ecosistemas más ricos de África, dando cobijo a más de 30.000 especies de flora y a más de la mitad de todas las especies animales del continente.

    Por esta razón, WWF trabaja en la cuenca del Congo para promover la gestión sostenible de los bosques, a través del mercado responsable de madera. En 2006 organizó ya un seminario en España que contó con la presencia de varios ministros africanos y el apoyo del Ministerio de Medio Ambiente, junto al de la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional. También se desarrollaron diversos viajes de negocios a países del corazón de África, para promocionar la madera FSC. Recientemente, WWF ha reunido con este propósito en Yaundé (Camerún) a empresas europeas importadoras, entre ellas seis españolas, y a productores africanos para establecer relaciones comerciales de cara al futuro basadas en el origen legal y sostenible de los productos.   

    WWF considera que el fortalecimiento de la gobernanza es fundamental para asegurar la legalidad de las operaciones de corta y poder avanzar hacia la certificación de la sostenibilidad por sistemas como el FSC. Este es el mejor instrumento para garantizar que la explotación forestal en la cuenca del Congo cumple unos requisitos sociales y ambientales exigentes, fruto del consenso entre representantes de los intereses sociales, ambientales y económicos. A día de hoy, se ha conseguido la certificación FSC de 4,7 millones de hectáreas en la región en los últimos cuatro años.