NOTICIAS

  • 19 de agosto de 2010

    Se protegerán los árboles trasmochos de Guipúzcoa
    imagen_6573.jpg

    El arbolado trasmocho, procede de un tipo de poda muy especial que se realizaba cada pocos años a una altura del árbol de unos 2-3 metros de forma sistemática con el fin de compatibilizar  la producción de madera para construcción naval u otros usos, obtención de leña y pastoreo bajo cubierta. Esta poda resultaba económicamente muy interesante en determinadas zonas y especies pero ha sido frecuentemente abandonada a mediados del siglo XX. Es frecuente verla en el castaño, el haya, el fresno o la encina. Tienen que ser árboles que puedan regenerar sus ramas en altura tras cortas muy severas (las ramas cortadas se usaban frecuentemente para obtener carbón vegetal). En el País Vasco existen interesantes ejemplos en hayedos que han dejado de mantenerse dando lugar esta vez a grandes ramas y que se intentan inventariar y conservar a través del proyecto LIFE y la Red Natura 2000.

    Un efecto interesante del trasmocheo es que, a través de cortas regulares, los árboles trasmochados pueden alcanzar edades mucho mayores: así si un haya natural en Guipuzcoa puede alcanzar los 200-250 años de edad, las hayas trasmochadas pueden llegar hasta los 500.

     

    Fuente: Euskadi Forestal nº 79, julio 2010