NOTICIAS

  • 27 de enero de 2011

    El mercado francés de la vivienda de madera recupera el crecimiento
    imagen_6706.jpg

    El mercado francés de casas de madera promete un futuro esperanzador según un estudio realizado por Bertrand Perri para la compañía Xerfi. Este tipo de construcciones se han duplicado durante la última década, registrando una cifra récord en 2008 con 15.000 unidades vendidas, según el estudio.

    Tras un periodo de estancamiento entre los años 2008 y 2010, el mercado francés de viviendas de madera inicia su recuperación, según el estudio publicado por Xerfi “El mercado francés de viviendas de madera en el horizonte del 2015”, el cual prevé que en 2014 se habrán construido cerca de 22.000 viviendas de este tipo.

    La creciente concienciación social entorno a la ecología, una legislación favorable y una oferta cada vez mayor son los factores explicativos de la evolución de las ventas de viviendas de madera en Francia.

    El sector se ha compuesto tradicionalmente de pequeñas empresas de hasta 5 trabajadores y pequeños talleres de carpintería quienes ofrecen proyectos de construcción a medida. Sin embargo tras la fase de ‘industrialización’ experimentada por el sector en los últimos años, se pueden encontrar sociedades con capacidades de producción superiores a las 500 unidades por año, según apunta el estudio publicado por Xerfi. Este desarrollo del mercado implica la evolución de la competencia y por tanto un descenso de los precios, ya que el precio se establece como el factor clave de venta. El precio medio de una vivienda cuya estructura es de madera suele ser entre un 10% y un 20% más cara que aquellas construidas con materiales tradicionales.

    La estandarización de la industria

    La reducción de costes, que pasa por una estandarización de los materiales utilizados a la vez que de los procesos productivos, toma cada vez mayor importancia. Los constructores así lo entienden y por tanto han incrementado sus inversiones en sus instalaciones productivas.

    A su vez, los fabricantes precisan de una amplia red de agentes comerciales, una red de ventas especializada, una comunicación eficaz y el apoyo de empresas montadoras.

    El estudio concluye con una reflexión en cuanto a la organización del sector, proponiendo una estructuración entorno a dos categorías profesionales. Por una parte las empresas con dimensión industrial que producen una oferta de viviendas estandarizadas, parte del sector concentrado en pocas sociedades de mayor tamaño y por otra parte, la sección más atomizada del sector compuesta por pequeñas empresas de profesionales de la carpintería y artesanos dedicados a contrataciones locales.