NOTICIAS

  • 20 de octubre de 2011

    Sigue la guerra del sello FSC contra PEFC
    imagen_6959.jpg

    La versión de Greenpeace 

    Una coalición de ONG ecologistas (1), entre las que se encuentra Greenpeace, ha presentado el 17 de octubre el informe “On the Ground. The controversies of PEFC and SFI (2), donde se exponen las serias deficiencias de estos sistemas de certificación forestal a través de 14 casos de estudio (3).

    Estas deficiencias, según el informe, van desde no tener en cuenta los derechos de las comunidades indígenas en Chile, Canadá o Finlandia, la certificación de grandes extensiones de bosque primario en EEUU, Tasmania y Suecia, pasando por la permisividad que PEFC manifiesta al permitir etiquetar productos papeleros con su sello a pesar de estar fabricados con madera procedente de talas ilegales o de la conversión de selvas tropicales en plantaciones en Indonesia.

    En el caso de España -continúa el informe- el sistema PEFC ha certificado sin exigir ningún cambio en sus prácticas forestales a empresas responsables de agresiones a la biodiversidad, envueltas en grandes polémicas y con numerosos expedientes sancionadores abiertos por la administración pública contra la empresa certificada. En España, como en el resto de los casos analizados, el PEFC se limita a certificar el status quo, sin exigir cambios o buscar una mejora de las prácticas forestales.

    No todos los sistemas de certificación forestal son iguales”, ha declarado Miguel Ángel Soto, responsable de la Campaña de Bosques y Clima de Greenpeace España. “Los resultados de este informe muestran claramente que la certificación forestal es creíble si va acompañada con cambios reales y sobre el terreno en la gestión forestal. Y el PEFC está fallando en esto. Los consumidores tienen que ser conscientes de este lavado de imagen”, ha añadido Soto.

    Tras el análisis de estos catorce casos de estudio, la coalición de ONG concluye que los productos certificados por PEFC y SFI:

    • No aseguran la conservación de los valores ambientales de los bosques, como son los ecosistemas importantes o las especies amenazadas.

    • No tienen en cuenta adecuadamente a las comunidades locales e indígenas que dependen de los bosques.

    • No evitan los conversión de ecosistemas naturales en plantaciones forestales.

    Pese a esta realidad, estos sistemas de certificación propagan mensajes falsos sobre su carácter responsable y su garantías de sostenibilidad, aunque las evidencias muestran el escaso o nulo interés por mejorar la gestión forestal, buscar la participación o evitar impactos ambientales en los bosques y plantaciones.

    Uno de los casos analizados es el de la empresa Asia Pulp & Paper en Indonesia. Esta empresa papelera fabrica productos a partir de madera procedente de la conversión de las selvas tropicales y bosques de turbera de alto contenido de carbono en plantaciones. Pese al daño que esta empresa origina sobre la biodiversidad y el clima, PEFC permite el etiquetado de sus productos ya que considera que esta madera de plantaciones no es conflictiva y puede ser utilizada en los productos de papel que se venden bajo la etiqueta PEFC. Además, algunas de estas plantaciones se establecen en áreas que deberían estar legalmente protegidas por la legislación de Indonesia.

    Cualquier comprador de un producto forestal certificado esperaría que ese certificado garantizara que se han tenido en cuenta los aspectos sociales y ambientales en la gestión forestal, algo que los sistemas PEFC y SFI no pueden garantizar”, ha concluido Soto.

    El sistema de certificación PEFC ha prometido una serie de reformas para satisfacer las exigencias del mercado, pero los resultados de este informe demuestra que el sistema PEFC sólo puede conseguir mejorar su credibilidad mejorando sus estándares y revocando los certificados fraudulentos que permiten malas prácticas, aceptan la conversión de bosques en plantaciones, no respetan los derechos de las comunidades indígenas o agreden a la biodiversidad. Aunque esto suponga la reducción del número de certificados PEFC.

    Notas:

    1. La coalición de ONG está formada por Climate for Ideas (Reino Unido), Forests of the World (Dinamarca), Dogwood Alliance (Estados Unidos), Hnutí DUHA (Amigos de la Tierra, República Checa), Greenpeace, Sierra Club of British Columbia (Canadá), y Finnish Association for Nature Conservation (Finlandia).

    2. El informe está disponible en inglés en el siguiente enlace. http://www.greenpeace.org/international/en/publications/reports/On-The-Ground-2011-/ El Programa para el reconocimiento de sistemas de Certificación Forestal (PEFC) es un sistema de certificación de bosques a nivel mundial; y SFI es el Sustainable Forestry Initiative un sistema de certificación utilizado en América del Norte.

    3. El informe detalla catorce casos de estudio de áreas de bosques certificados con PEFC y SFI en todo el mundo: Suecia, Finlandia, República Checa, EE.UU., Canadá, Malasia, Australia, Chile, España, etc., así como análisis de las deficiencias y errores en las cadenas de custodia de estos sistemas de certificación".  

     

    La versión de PEFC 

    La respuesta de PEFC Internacional al informe "On The Ground 2011 - Las controversias de PEFC y SFI" , publicado el pasado 17 de octubre por Greenpeace y un grupo de ONG ecologistas partidarios de FSC es rechazar las acusaciones que figuran en la versión "final" de este informe publicado en la página web de FSC, Forest Stewardship Council, sistema de certificación alternativo a PEFC.
    PEFC ya respondió al informe inicial, y ahora actualiza su respuesta para reflejar las modificaciones en la versión final del informe. Las principales denuncias de Greenpeace y otras ONG afirman que PEFC carece de transparencia, que las partes interesadas no están suficientemente involucradas, y que los procedimientos de denuncia son insuficientes. En respuesta a estas alegaciones, Ben Gunneberg, Secretario General de PEFC International, ha dicho: "On The Ground 2011 contiene una serie de errores y declaraciones engañosas, y PEFC rechaza las principales acusaciones de Greenpeace y otras ONG".
    Para PEFC la colaboración supera a la confrontación en todos los casos. Por ello, tenemos en cuenta todas las críticas con respecto a nuestra organización y tratamos de cooperar plenamente con los que intentan entender o conocer nuestro trabajo y logros.
    Tanto PEFC como Greenpeace comparten una visión común - los bosques gestionados de forma sostenible. Sin embargo, una diferencia importante entre Greenpeace y PEFC es que Greenpeace es un grupo de presión que utiliza campañas como el medio principal para lograr sus objetivos, mientras que PEFC es una organización comprometida con el establecimiento de normas entre múltiples partes interesadas utilizando el diálogo social para promover sus objetivos.
    En PEFC nos esforzamos por mejorar nuestro trabajo y por ello hemos revisado cuidadosamente el informe 'On the Ground 2011' respondiendo punto por punto, con el fin de aclarar las imprecisiones y sugerencias engañosas que se citan en el mismo, También hemos incluido información adicional sobre algunos aspectos en los que claramente tenemos una perspectiva diferente a la de Greenpeace para solucionar los problemas de la certificación forestal.
    "Cualquier forma de diálogo entre partes interesadas debe realizarse de una manera abierta, transparente y veraz, y basarse en las mejores intenciones con el fin de que sea verdaderamente constructivo y fructífero", enfatizó el Sr. Gunneberg. "Esperamos sinceramente que, a pesar de las críticas de aquellos que no comparten la misma perspectiva, podamos participar en diálogos constructivos que miren hacia el futuro para el beneficio de los bosques y las personas." 

    http://www.pefc.es/mailing/respuestagreenpeace2011.pdf