NOTICIAS

  • 19 de enero de 2012

    Tecnifusta Innovació participa en la remodelación de la Plaça Catalunya de L’Escala, con una estructura de madera laminada
    imagen_7047.jpg

    La culminación de la obra del aparcamiento subterráneo de la Plaça Catalunya de L’Escala en el verano de 2010 dio paso a la ordenación de la superficie de la plaza para obtener un espacio público emblemático y funcional, donde se pudieran desarrollar actividades ciudadanas lúdicas, culturales, deportivas o de recreo.

    Tecnifusta Innovació ha participado activamente en este proyecto. La singular aplicación de la madera del auditorio y de los parasoles laterales son un ejemplo de las posibilidades de la madera estructural.

    CARACTERÍSTICAS DE LA OBRA

    1. El recinto Miramar y el porqué de la solución adoptada
    El recinto, antiguo campo de fútbol de L’Escala, fue reconvertido en plaza pública en 2001. Aunque la construcción reciente del aparcamiento subterráneo obligó a modificar el diseño original, en este nuevo proyecto se respetaron el máximo de elementos y la idea generadora de aquella ordenación: una espiral que nacía en los pavimentos de proporciones áureas crecientes y continuaba en la pérgola de madera.

    Uno de los puntos de partida del proyecto ha sido la voluntad de que la plaza se pudiera cerrar por la noche, para proteger el descanso de los vecinos. No es ésta una plaza al uso como confluencia de calles, tiendas y entradas de edificios de vecinos, sino que más bien es un solar  rodeado de paredes ciegas. El hecho de poderla cerrar permitió dotarla de equipamientos que no se podrían dejar desprotegidos durante la noche.

    2. Deporte y Juegos infantiles
    Al costado sur de la entrada se coloca una zona protegida para juegos infantile:una zona para los más pequeños, más protegida, y otra deportiva por los más grandes, con la pista de baloncesto.

    3. Zona ajardinada y arbolada entre la pérgola y el acceso a la parte superior
    Salvando el desnivel progresivo entra la zona de la pérgola y la rampa que dará acceso a la parte superior de la plaza se sitúa un talud de pendiente suave con césped y árboles de hoja caduca. En el inicio de este talud un puente figurado de madera salva el pequeño desnivel entre la rampa y la plaza del cenador, permitiendo acceder sin salvar ningún escalón.

    La cubierta construida por Tecnifusta Innovació
    En nuestro clima muchas actividades cívicas se pueden realizar al aire libre, sólo hace falta una cubierta para protegerse del sol o de una lluvia eventual y ligera y para proteger unas instalaciones fijas. En el vértice sudeste de la plataforma superior se proyectó un espacio cubierto de unos 700 m2, como auditorio o espacio polivalente al aire libre. Con una capacidad de 600 personas.

    Se proyectó una estructura de vigas de madera laminada apoyada en pilares metálicos compuestos y cubierta con panel “sanwitch” impermeabilizado con chapa metálica. Con una suela pendiente en sentido oeste-este para hacer más fácil la recogida de aguas pluviales. Se eliminaron las escaleras que accedían en la plaza por debajo del cenador de madera existente. Esto proporciona un espacio recogido, que ahora ya no será de paso, y en el que el espacio bajo el cenador se podrá convertir en un lugar para sentarse a descansar o conversar a la sombra, que protegemos de las vistas a la calle y a la rampa de acceso al aparcamiento.

    El espacio interior está protegido del sol con unas celosías perimetrales de lamas de madera tratada. Esta edificación se dotará del equipamiento técnico necesario por audiciones, proyecciones, conferencias, etc. Se ha previsto que sobre la cubierta se pueda situar una instalación de captación solar fotovoltaica.

    Las imágenes de la obra pueden verse en el perfil Facebook de AITIM

    http://www.facebook.com/pages/AITIM/216720678390184 

    o en la página Flickr de Tenifusta.

    http://www.flickr.com/photos/tecnifusta/ 

     

    Tecnifusta Innovació. Un pequeño taller de carpinteria artesanal se ha convertido en una empresa destacada en el sector de la fabricación industrial de grandes estructuras de madera.

    Josep Figueras Bahí, un músico de l'Escala que trabajaba a jornal como carpintero, decidió, el año 1925, montar su propio taller de carpinteria, sin maquinaria, para hacer reparaciones i otros encargos de manera artesanal y de puerta en puerta. Tenia pocas herramientas y las llevaba con un fardo en la espalda.

    Cuando empezó la guerra, se vió obligado a ir al frente, dónde luchó en primera linea. Acabado el conflicto estuvo un año trabajando de carpintero en Barcelona, compaginándola con la profesión de músico. Pasado este periodo regreso a su pueblo, concretamente en el "carrer del mar" número 8. Con sólo un banco de carpintero y cuatro herramientas.

    A Josep Figueras le ayudaba su esposa, Lluïsa Baix i Torruella. A final de los años 50, cuando el turismo empezó a descubrir L'Escala, la empresa cambió de domicilio, estableciéndose en el "carrer de la torre".  Al mismo tiempo dos de sus hijos Xavier i Lluis, comenzaron a aprender el oficio. En aquellos tiempos ya disponian de maquinaria eléctrica para hacer los encargos de los clientes, aunque muchos trabajos se hacian integramente a mano.

    Del taller a la nave industrial

    L'Escala iba creciendo debido al turismo, que aportó mucha riqueza a la zona costera. La empresa de la familia Figueras fué creciendo gracias al volumen de encargos, y la familia decidió dejar el centro del pueblo para instalarse en una nave de unos 600 m² en la "Closa d'en Llop". En el 1966 ya se habian trasladado con todo el material necesario para la carpinteria clásica y la industrial.

    Con los años la familia Figueras fué ampliando el taller y abrieron una tienda de muebles para el hogar, "Mobles Figueras".

    En 1998 entro en la empresa Robert Figueras i Sala, aprendiendo el funcionamiento del negocio, ayudando a su padre y substituyendole en algunas tareas. Poco después, en el 2006 su hermana Ester empezó a gestionar la parte administrativa, actividad que aún ejerce.

    Durante los años noventa se fueron construyendo grandes naves al otro lado de la calle, dónde en la actualidad se encuentra Tecnifusta Innovació, continuando la empresa familiar dedicada a la carpinteria, pero ya no artesana, sino industrial. Realizando todo tipo de estructuras y cubiertas de madera.

    Lejos quedan los tiempos heroicos de la sierra manual, la garlopa i el destornillador.