NOTICIAS

  • 30 de marzo de 2012

    La Comisión Europea propondrá contabilizar el almacenamiento de carbono en los productos de madera
    imagen_7125.jpg

    El martes 27 se celebró en Bruselas el Día de Acción -Action Day- de la madera europea, organizado por las patronales europeas de industrias de la madera CEI-Bois, EPF (tableros) y EOS (aserradores), con el objetivo de llamar la atención de los responsables políticos europeos en relación al papel de la madera en la lucha contra el cambio climático, un acto que supone el inicio de otras acciones en la Unión Europea. España fue el país que contó con mayor representación de eurodiputados en la conferencia, cuatro, a la que acudieron en representación de la Confederación Española de Empresarios de la Madera (CONFEMADERA) su Presidente y su Secretario General, Francis Huidobro y Francesc de Paula Pons, respectivamente, así como la Secretaria General de la Asociación Nacional de Fabricantes de Tableros (ANFTA), Genoveva Canals.

    Los diputados españoles del Parlamento Europeo que acudieron a la llamada de la industria europea de la madera fueron Josefa Andrés, de la Comisión de Industria, Investigación y Energía; Andrés Perelló, de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria; Enrique Guerrero, de la Comisión de Asuntos Constitucionales; y Vicent Garcés, de  la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural.

    Recientemente la Comisión Europea ha propuesto mejorar las normas contables comunes en materia de emisiones de gases de efecto invernadero en los sectores de la silvicultura y la agricultura. La propuesta de Decisión establece normas de contabilidad de las emisiones y la absorción de gases de efecto invernadero de los sectores agrícola y forestal, los últimos grandes sectores sin normas comunes en la UE, y en especial la contabilización de los productos de madera (también denominados harvested wood products, HWP)  como almacenes de carbono.

    Los bosques y terrenos agrícolas cubren más de las tres cuartas partes del territorio de la UE y almacenan de forma natural grandes cantidades de carbono, impidiendo su emisión a la atmósfera, lo que los hace importantes a efectos de la política sobre el clima. El aumento del carbono capturado en solo un 0,1 % (gracias a una mejor gestión de los bosques y las praderas, por ejemplo) retiraría el equivalente de las emisiones anuales de 100 millones de coches a la atmósfera.

     

    Hasta ahora se asumía que la madera se oxidaba nada más cortarla, es decir, se recogía como emisión inmediata. Sin embargo, a través del articulado propuesto por la Comisión, se recoge  la obligatoriedad de  contabilizar el efecto de fijación de los productos de madera durante su vida útil y así prolongar el efecto sumidero de los bosques. Para ello, se propone unas vidas útiles genéricas de 2 años para el papel, 25 para los tableros y 35 para madera aserrada, a no ser que el país en cuestión pueda dar cifras más fiables y, sobre todo, en caso de mercados de exportación.  Y se indica que se va a establecer una metodología para su contabilización basada en la propuesta internacionalmente por el IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change, órgano consultivo de expertos del Protocolo de Kioto dependiente de la ONU), que es positiva para los productos de madera puesto que contabiliza el efecto de almacenaje del carbono.

    La Decisión de la Comisión, además, incluye que los Estados Miembros deberán elaborar planes de acción sobre el sector forestal y de los productos de madera, planes que deberán incluir medidas relacionadas con las actividades forestales que permitan una mejora de la función productiva del monte, así como un incremento de los almacenes de carbono de los productos de madera.

    La decisión propuesta de normas armonizadas de contabilidad de las emisiones y la absorción de gases de efecto invernadero de bosques y suelos se presentará al Parlamento Europeo y al Consejo, de conformidad con el procedimiento legislativo ordinario. La propuesta lleva aparejada la obligación de cada Estado Miembro de adoptar planes de acción para incrementar la absorción y disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero en los bosques y suelos de toda la UE. La propuesta no incluye un compromiso de objetivos nacionales de reducción de las emisiones de estos sectores, lo que podrá adoptarse más adelante, una vez que las normas de contabilidad hayan probado su solidez.

    En palabras del Presidente de CONFEMADERA, Francis Huidobro, “Los diputados españoles han mostrado con su presencia su sensibilidad hacia las cuestiones que afectan a la industria de la madera. En estos momentos es fundamental el apoyo de nuestros políticos, y aún más tras la reciente comunicación y propuesta de decisión de la Comisión Europea para contabilizar el almacenamiento de carbono en los productos de madera, con lo que se reconoce el importante papel que éstos juegan en la mitigación del cambio climático”.