NOTICIAS

  • 12 de julio de 2012

    Casas de Madera: La crisis ha desalojado incluso a los intrusos
    imagen_7282.jpg

    Las circunstancias no han mejorado para los fabricantes y constructores de casas de madera en España. Pero la profunda crisis que vivimos ha servido, al menos, para eliminar del mercado a numerosos intrusos que, simplemente con un coche, un teléfono móvil y un lejano y desconocido proveedor en el centro o este de Europa, han hecho un daño enorme a un sector que pelea por ganarse un prestigio, una cuota de mercado y, sobre todo, la confianza de los consumidores.

    “El intrusismo ha empezado a desaparecer de nuestro sector –expresa Víctor Ayllón, Presidente de la Asociación de Fabricantes y Constructores de Casas de Madera de España (AFCCM)-. Incluso alguna empresa que haciendo malas prácticas ha llegado a liderar el mercado a nivel nacional, ha fracasado y se ha hundido incapaz de soportar la fuerte crisis, debido en gran medida a los precios imposibles que manejaba y a la deficiente calidad de sus productos y servicios”.

    Hoy las personas que desean disfrutar de una casa de madera acaban confiando en las empresas consolidadas, profesionales y, sobre todo, que tengan “cara y ojos”. Y la mayoría de esas firmas están en la AFCCM, desde hace más de diez años.

    “Si esto empieza a remontar algún día –concluye Víctor Ayllón-, ayudará a poner a cada uno en su sitio y, lo que es más importante, a poner las bases de un mercado sólido y fiable de la construcción con madera en España”.

    AFCCM ha emprendido en los últimos meses una serie de iniciativas de índole institucional, que pretenden afianzar el peso de esta Asociación como referente indiscutible de las casas de madera en nuestro país.

    De la mano de CONFEMADERA –Confederación de Empresarios Españoles de la Madera-, una delegación de la AFCCM se ha reunido con directivos de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para reivindicar que se trate al colectivo de constructores y fabricantes de casas de madera exactamente igual que a los proveedores de cualquier otro sistema constructivo. “Quienes cumplimos el CTE y el resto de la normativa vigente no queremos que a la madera se le pongan trabas en determinados municipios por motivos arbitrarios o caprichosos –exige Víctor Ayllón-. Hemos encontrado en la FEMP interlocutores muy receptivos. Confiamos en que en un futuro muy próximo nuestro sector no tenga obstáculos añadidos a los que ya, de por sí, tenemos debido a la crisis económica”.

    Asimismo, AFCCM ha trabajado para hacer llegar su voz y sus propuestas en aquellos lugares donde, desgraciadamente, se ha producido recientemente un terremoto. “Queremos que los damnificados de Lorca, Haití, Chile o Italia, entre otros sitios, conozcan que la construcción con madera les ofrece una seguridad mayor en caso de sufrir un nuevo movimiento sísmico –expresa Víctor Ayllón-. Por proximidad, confiamos en la mediación de la FEMP para optar a reconstruir una parte de Lorca. También en Haití hemos planteado nuestras soluciones, gracias a la mediación de Cruz Roja, CEOE y CONFEMADERA”.