NOTICIAS

  • 16 de agosto de 2012

    Cada año, millones de aves mueren al chocar con las ventanas de cristal en Norteamérica
    imagen_7315.jpg
    Estas colisiones pueden parecer un problema insoluble. Pero en la ciudad de Nueva York, un arquitecto está tratando de encontrar una solución.
    En el distrito Meatpacking de Manhattan, antes había más aves muertas que vivas. Pero ahora, la High Line, que comienza aquí - es una vieja línea ferroviaria elevada en la que se han plantado árboles, arbustos y flores y donde paseantes, corredores y músicos callejeros se reúnen ... y los pájaros.
    Eso es lo que atrae a arquitectos como Maxwell. "Tengo que imaginar que durante la migración, este lugar es atractivo para hacer una escala en el camino".
    Maxwell es un hombre de voz suave, de unos 40 años con el pelo 'sal y pimienta'. Diseña edificios multimillonarios pero también construye refugios para búhos en su propio patio trasero. Él ama la High Line, pero dice que también es una trampa. "Es un hermoso parque, pero es peligroso, ya que atrae a las aves a unas zonas que están expuestas a una gran cantidad de vidrio."

    Los edificios con paredes de vidrio están en todas partes. La High Line pasa justo debajo de ellas. Cuando un ave ve eso, ve los árboles y las nubes que se reflejan en el cristal - como si se pudiera volar a través de él. "Es realmente el tamaño del cristal y lo que se refleja (la vegetación) ​​los dos factores que realmente dar lugar a colisiones", explica Maxwell.
    Los edificios de este tipo están matando aves en todo el mundo. Maxwell dice que por suerte, un hotel construido por él en esta zona, cuenta con persianas y cortinas en las ventanas. Esto rompen las reflexiones.
    Pero hay otros peligros aquí. Maxwell señala un edificio ladrillo de gran altura. Hay una oficina de la esquina con una gran ventana que da la vuelta y envuelve de un lado a otro el edificio, alrededor de la esquina. "Así que se puede ver todo el camino a través de ambos trozos de cristal, el ave no está viendo el vidrio como una barrera y está viendo todo el camino hasta el otro lado, y luego vuela hacia el vidrio".
    Esto es más que una pasión personal para Maxwell. Ha decidido promover el diseño de edificios amigables para las aves a través de su firma de arquitectos en Manhattan, llamada Enéada.
    La firma ocupa un antiguo almacén. Las ventanas son de vidrio armado -de seguridad-, que resulta un elemento disuasorio muy bueno para las aves, ya que éstas pueden ver el cableado dentro del mismo. Pero la gente no quiere vidrio armado ahora.
    Así que Maxwell está buscando un vidrio que las aves puedan ver, pero que también guste a la gente. Tiene un cajón lleno de candidatos. En el archivo de la empresa abre cajones y saca un pequeño panel tras otro. "En última instancia," dice, "lo que estamos buscando aquí es romper la reflexión."
    Pueden ser rayas, puntos o patrones, o color. "Tengo una gran pregunta sobre el color", dice Maxwell. "¿Cómo ven el color las aves? ¿Hay un color que ven más que otro? ¿Se podrían poner, por ejemplo, un par de puntos de color rojo sobre un edificio y que fuera como una señal de stop grande? ¿Quién sabe?"

    Hacia un Vidrio amigable para los pájaros
    Los biólogos y los arquitectos no se conocen muy bien. Tienen que seguir sus corazonadas e ideas de pruebas sobre las aves reales.
    Una cosa que parece funcionar es el "frit". Un frit es una pieza cerámica larga y delgada como un lápiz que va incrustada sobre el vidrio. Este elemento disuade a las aves, pero sólo si se establecen en tiras separadas de no más de dos pulgadas en sentido horizontal o cuatro pulgadas en sentido vertical. Pero los frits tienen problemas. "Las líneas verticales, para a un montón de gente, hace que se sientan como si estuvieran en la cárcel", dice Maxwell. "Detrás de las rejas".
    Pero lograr que los constructores cubran sus edificios con estos patrones es difícil. "Cualquier cosa que se les recomiende la rechazan por alejarse de la estética, porque es clave para clientes" dice Michael Mesure.
    Mesure tiene experiencia sobre todo en Toronto, donde dirige un grupo llamado FLAP - el Programa de Concientización de luz fatal. En la década de 1990, se centraron en conseguir grandes edificios que apagan las luces por la noche, ya que atraen a las aves migratorias. "Tuve que convencerme a mí mismo de que esto realmente estaba pasando", dice, "y por supuesto, me levanté muy temprano una mañana, bajé a la ciudad y fuí la búsqueda de las aves en la acera."
    Había muchas aves muertas. Toronto se encuentra junto al lago Ontario, un punto de paso para las aves migratorias.
    Pero Mesure descubrió que las reflexiones durante el día son peores que las luces durante la noche. Así que su grupo trabajó con los funcionarios de Toronto para exigir nuevos diseños de edificios amigables con las aves. Sin embargo, los edificios antiguos no están incluidos.
    Así FLAP está ayudando a un grupo ambientalista, Ecojustice, reclamando a los propietarios de edificios antiguos para que los adapten. La demanada alega que la luz reflejada es un contaminante. "Una vez que la luz del día se refleja en una superficie, se refleja en la forma de radiación", explica Mesure. Según la ley canadiense, la radiación es un contaminante que puede dañar a los animales.
    Mesure reconoce que este argumento es una exageración. Pero otras ciudades están adoptando las directrices a favor de las aves de forma voluntaria, incluyendo edificios de San Francisco. Algunos, como Nueva York, animan a los propietarios de edificios a que apaguen sus luces durante la noche.

    "Lo más parecido a un vidrio Milagro '
    Pero, ¿qué diseño realmente funciona? Maxwell, Arquitecto de Nueva York, está tratando de experimentar algo en el Vassar College, de Poughkeepsie, NY. Va a probar en este nuevo edificio, junto a un arroyo en el bosque ", justo en el centro de un área donde sabemos que no habrá pájaros que vuelan. Utilizará vidrio especial Ornilux Mikado que refleja la luz UV-visible para las aves.
    Ornilux Mikado es un vidrio, que se fabrica en Alemania. Un patrón caótico de las líneas está pintado en el interior del vidrio - "Mikado" es el nombre del juego chino de los palitos. Es un patrón débil que desde el interior es perfectamente invisible.
    Es lo más cercano que tenemos ahora mismo para que el vidrio milagro".
    El modelo está pintado con una sustancia que refleja la luz ultravioleta. Los pájaros ven la luz UV y - no lo intentan atravesar.
     
    Fuente:

    Building For Birds: Architects Aim For Safer Skies