NOTICIAS

  • 19 de marzo de 2013

    Los instaladores de pavimentos de madera ante los nuevos retos. Elección de nuevo presidente
    imagen_7524.jpg

    José Luis González García (en la imagen), gerente de PROMAN, lleva siete años al frente de la Asociación de Pequeñas Empresas Instaladoras de Madera (APEIMA). En la asamblea celebrada el pasado lunes 11 de marzo, fue reelegido por unanimidad para continuar presidiendo esta agrupación empresarial.

    Pasados momentos dulces y amargos al frente de la Asociación, lo cierto es que APEIMA se distingue por ser un modelo de unidad, de inquietud y mucha actividad. De hecho, es una de las organizaciones miembro de la Federación Española de Pavimentos de Madera (FEPM) que más iniciativas ha emprendido y llevado a cabo en los últimos años.

     

    ¿Cuáles son los principales objetivos de APEIMA?

    Sobre todo dignificar y unir a la profesión de la instalación de los pavimentos de madera; un sector que se encuentra deteriorado debido a la competencia desleal y a la crisis económica. En APEIMA tenemos las ideas muy claras, y no hemos cesado de promover acciones de formación y promoción en torno al pavimento de madera. Pero la situación que vivimos es muy grave. Falta el trabajo, porque la demanda es reducida, y porque se ha consentido a cualquier persona realizar una actividad, la instalación de suelos de madera, que sólo debe hacer un profesional preparado para ello.

     

    ¿Cómo ha vivido Vd. estos años, al frente de la Asociación?

    Con cierta tristeza, al ver a magníficas empresas y autónomos sufrir y sucumbir ante una realidad adversa. Son personas cualificadas para instalar correctamente pavimentos de madera, que se han visto obligados a detener su actividad o a marchar a otros sectores.

     

    Hablemos de cosas positivas: ¿qué acciones ha llevado a cabo APEIMA para el progreso de su sector y sus Asociados?

    Procuramos tener a nuestra gente informada de todo lo que acontece en torno a nuestro sector: nuevos productos, tendencias en fabricación, diseño y a acabados de parquet y entarimados, legislación y normativa, etc. También mantenemos una vocación formativa. Es importante reciclarnos, y yo el primero, sobre nuevas formas de llevar nuestras empresas y sobre nuevas técnicas de instalación y mantenimiento de los pavimentos de madera.

    Estamos muy satisfechos por el nivel de participación en todas nuestras convocatorias. Esto es muy gratificante, aunque nos gustaría que los Asociados se implicaran un poco más, si cabe.

     

    APEIMA ha convocado hasta la fecha dos concursos de instalación de pavimentos de madera. ¿Cómo está resultando esta iniciativa?

    La junta directiva decidió poner en marcha este concurso hace año y medio, con el fin de fomentar el asociacionismo, la participación, la integración de las empresas en su colectivo y su sector... y por supuesto también para promover la calidad en la instalación, y para dar a conocer a la sociedad magníficos trabajos que se están realizando y se pueden realizar con madera, gracias a que contamos con profesionales formados y experimentados en este campo.

    En la segunda edición del concurso, cuyos premios fueron fallados y entregados en Navidad de 2012, se presentaron numerosos trabajos, lo que nos hace pensar que la idea ha sido acertada.

     

    ¿Cómo es el perfil de las empresas que componen APEIMA?

    APEIMA se funda precisamente para cobijar a las pequeñas empresas instaladoras de parquet de la Comunidad de Madrid y su entorno (http://www.apeima.org/index.php?content=asociados). Son micro empresas con dos o tres trabajadores y autónomos; cuya problemática es muy distinta a la de la gran empresa instaladora. El 80% de nuestros trabajos responden a obra domiciliaria.

     

    ¿Ha sido útil la Asociación para solucionar problemas y para facilitar la relación entre las pequeñas instaladoras y los fabricantes, distribuidores y almacenistas de pavimentos de madera y productos de acabado?

    Tras una década de actividad, lo cierto es que hemos abierto vías de colaboración con algunos distribuidores y almacenes. También hemos establecido una relación fluida entre los propios Asociados, lo que ha servido para estrechar lazos y reforzar la unión de instaladores y restauradores de pavimentos de madera. El mismo día que nació APEIMA, la Asociación quedó automáticamente integrada en la Federación Española de Pavimentos de Madera (FEPM), lo que nos ha ayudado mucho a relacionarnos con otros actores del sector, con empresas y entidades afines a nuestra actividad y, por supuesto, con otros colegas de profesión de todos los rincones de España.

     

    Como Presidente reafirmado en su cargo por voluntad unánime de la asamblea, ¿cómo se plantea Vd. el futuro de APEIMA?

    El apoyo de todos los Asociados y de la junta directiva me da fuerza para seguir peleando y trabajando por nuestro oficio. Deseo que las ya comentadas vías de información, formación, promoción y colaboración con otras organizaciones del sector sigan activas y nos sirvan para mejorar día a día, como empresas y como colectivo profesional. Ojalá quienes seguimos activos logremos superar todos la crisis y veamos cómo progresivamente mejoran las cosas y el consumidor confía y apuesta por el pavimento de madera.

     

    ¿Es el intrusismo es problema capital de los instaladores profesionales de parquet?

    En efecto. Sufrimos una competencia desleal difícil de atajar, porque el consumidor mira sobre todo el precio, y es imposible ponernos a los niveles de todos esos intrusos que dicen ejercer nuestra profesión; aunque en realidad la están deteriorando gravemente. Como es nuestro mundo y nuestra vida, yo esto realmente lo considero un "problema de Estado". Mientras el profesional ve cómo se reduce progresivamente la demanda y aumentan los impuestos, el intruso se beneficia de aquel cliente que prescinde de la factura y desconoce lo que es un verdadero suelo de madera, conformándose y quedando satisfecho con sucedáneos que dejan muchísimo que desear.

    Tirar los precios representa pan para hoy, y hambre para mañana. Como continuemos así, en poco tiempo sufriremos las consecuencias de este error formidable. Nadie está exento; lo terminaremos pagando todos.

     

    ¿Cómo se podría empezar a solucionar este gran problema?

    Basta con que se aplique la ley, de verdad, y de igual manera para todos. Que se persiga la competencia desleal y el fraude fiscal Y en concreto, para nuestro caso, creo que los oficios han de ser reconocidos y certificados mediante una tarjeta profesional expedida con el debido rigor y garantías. Esto no es imposible de realizar, porque otros gremios lo han conseguido y tienen su actividad normalizada, valorada y controlada.

    La crisis continuará, o pasará. Entretanto, este problema lo tenemos que solucionar.

     

    ¿Qué distingue a un instalador de APEIMA?

    Con la debida modestia, dado que mi empresa pertenece como es lógico a la Asociación, puedo asegurar que somos profesionales de la instalación de pavimentos de madera, que conocemos, comprendemos y controlamos la problemática que rodea a una instalación, una restauración o una reparación: la solera, la elección del tipo de madera y sistema de instalación, la adhesión o clavado de las lamas, el acabado, el mantenimiento... Por descontado, sabemos colocar parquet y tarima con sistemas y formas que un intruso desconoce por completo. En definitiva, ofrecemos al cliente un valor añadido, que se completa con un servicio postventa y una garantía que sólo una empresa normalizada, formal y en regla puede ofrecer.

     

    ¿Se instala parquet hoy mejor que antes?

    Muchas personas tenemos la base necesaria para realizar una instalación tradicional de parquet. Porque hemos heredado y practicado el oficio con nuestros padres, abuelos o tíos. Desde hace unos años todo se ha mecanizado, han progresado las técnicas de fabricación y los productos de acabado, y las herramientas y los sistemas de colocación han evolucionado también con el paso del tiempo. En torno a nuestra profesión hay un extenso y complejo conocimiento que los más jóvenes han dejado aparcado. Es difícil hallar a alguien que sepa acabar un suelo de madera con aceite de linaza y cera; ya nadie tira de cuchilla, etc. ¡ Y que nadie piense que los pavimentos actuales y los del pasado quedan igual, aunque recién terminados parezcan iguales... !

    Por desgracia, determinados suelos alternativos a la madera, sistemas de colocación próximos al bricolaje y, sobre todo, los precios, están erosionando severamente la capacidad de supervivencia y desarrollo de nuestra profesión.

     

    ¿El cliente no es consciente de esta situación?

    Por un lado, el cliente se ha vuelto mucho más exigente. Y eso es bueno. Sin embargo, en general el consumidor final está inmerso en un profundo desconocimiento de lo que es un pavimento de madera. Por eso se pone en manos de cualquier persona que le pone las cosas fáciles y baratas.

     

    ¿Está presente el oficio de la instalación de suelos de madera en la formación profesional reglada?

    Para nada. La desconexión de la formación profesional con nuestro gremio es total. Y como queda dicho, formar a un buen instalador de parquet requeriría un tiempo y un denso plan de estudios y prácticas. Este es un oficio que no se enseña en unas semanas.

    En los buenos tiempos sufrimos una "malformación" de los futuros instaladores. Ahora, con la crisis, directamente no hay nada. Lo cual casi es mejor. Ni APEIMA ni la FEPM nos sentimos representados por las instituciones y lobbys que dictan cómo se debe impartir la formación relacionada con los pavimentos de madera. Sólo atienden a ponerse dudosas medallas, a raíz de dudosos éxitos, para tomar unas subvenciones y perpetuar una farsa.

     

    ¿Cuida el instalador profesional las normas y consejos sobre seguridad y prevención de riesgos en el trabajo?

    Unas personas están más concienciadas que otras. Nosotros desde APEIMA informamos, asesoramos e insistimos mucho en esta materia, que nos parece esencial para la integridad y salud del trabajador, y que forma parte además de la imagen correcta y moderna de la profesión, lo cual es a su vez síntoma de calidad y seriedad ante el cliente.

     

    ¿Reactivarían la reforma y la rehabilitación a las empresas instaladoras de productos de madera?

    Desde luego que sí. Pero con tantos parados y tanta inseguridad laboral, pocos pueden permitirse reformar su vivienda. Y quien puede, espera, y prefiere guardar su dinero por si las cosas se complican y le puede hacer falta para una primera necesidad. Tampoco existe una desgravación clara, fácil y nítida para cualquier ciudadano que acometa una reforma. Una medida así haría aflorar parte de la economía sumergida. Por contra, lo que se ha decidido es incrementar el IVA, en un porcentaje que nadie está dispuesto a pagar. 

     

    FEPM – Federación Española del Pavimento de Madera

    Alcalá, 211, esc. 1ª, 3º A – 28028 MADRID – www.fepm.es

     

    APEIMA – Asociación de Pequeñas Empresas Instaladoras de Madera

    Alcalá, 211, esc. 1ª, 3º A – 28028 MADRID - www.apeima.org