NOTICIAS

  • 19 de marzo de 2013

    La eficacia de los rociadores automáticos en la extinción de incendios
    imagen_7526.jpg

    El uso de instalaciones de rociadores como sistema automático de extinción de incendios se considera el más efectivo y de mayor ámbito de aplicación, como demuestran las estadísticas, sin embargo, existen en determinados países europeos ciertas reticencias a su uso, basadas en una serie de prejuicios y de interpretaciones erróneas de cuál es su funcionamiento.

    Para intentar cambiar esta situación, la sección de rociadores de Eurofeu, asociación europea a la que está adscrita TECNIFUEGO-AESPI ha preparado una presentación en la cual se muestra que estas reticencias son infundadas.

    El documento aclara algunos malentendidos, relacionados con el funcionamiento de los rociadores, sobre todo respecto al número de rociadores que actúan, el bajo número de falsas alarmas, su conexión con el sistema de detección de incendios que permite la rápida llegada de los bomberos facilitando además su trabajo al mantener la estabilidad de las estructuras….

    Otros aspectos tratados clarifican por ejemplo que:

     

    - La falsa idea de que los daños producidos por la descarga del agua de los rociadores es muy grande. La cantidad de agua descargada por un sistema de rociadores es 10 veces menor que la descargada por los bomberos. 

    - Los rociadores se adaptan perfectamente a las necesidades de los edificios modernos, tanto desde el punto de vista estético como estructural, permitiendo el uso de materiales con menor resistencia al fuego y sin cubiertas protectoras. 

    -  El uso de rociadores permite la existencia de vías de evacuación más largas y más seguras y sectores de incendios mayores. www.eurofeu.org

     

    VENTAJAS DE LOS ROCIADORES AUTOMÁTICOS EN VIVIENDAS

    Otro un estudio actualizado de la asociación norteamericana Home Fire Sprinkler,  aclara que los rociadores automáticos presentan las siguientes cualidades en su actuación frente al fuego en una vivienda:

    -  Reducen notablemente la alta temperatura del fuego, las llamas y el humo. En la mayoría de los casos, el humo causa más víctimas que las llamas.

    - Actúan antes de que lleguen los bomberos. Ofrecen una oportunidad de que se apague el fuego y en caso de que no se consiga, facilitan salir indemnes de la vivienda.

    - Los daños son menores, hay menos posibilidades de que el humo o los gases afecten a las personas y los bienes.

    - Si hay un fuego y están bien instalados, no se activan en toda la vivienda, solamente el rociador más cercano al área incendiada. Por lo tanto, no habrá agua en toda la casa, si no es necesario.

    - Los rociadores no se activan solos por error o falsa alarma. Esto es extremadamente raro, según estudios realizados.

    Su apariencia es discreta y algunos modelos pueden pasar casi desapercibidos. Es importante que no se cuelguen lámparas ni plantas en ellos.