NOTICIAS

  • 25 de abril de 2013

    Maderas Gámiz presenta su madera acetilada para exterior
    imagen_7562.jpg

    ACCOYA garantiza 50 años de servicio si se coloca por encima del nivel del suelo, y 25 años bajo tierra o agua dulce. Este material cuenta con los sellos FSC y PEFC, lo cual certifica que proviene de bosques sostenibles.

     

    Gran interés por un material innovador

    ACCOYA ha despertado un gran interés entre los carpinteros y prescriptores de las Islas Baleares. Más de sesenta profesionales asistieron los pasados días 16 y 17 de abril a las jornadas técnicas convocadas por TAVIMADER, S.L., empresa dedicada a la importación de madera desde Manacor y distribuidor de ACCOYA en las Islas, y el Grupo GAMIZ, empresas fabricante y representante en España de ACCOYA, celebradas en la Escola COAIB (Col-legi Oficial d'Arquitectes Illes Balears) y en CETEBAL (Centre Tecnológic Balear de la Fusta).

     

    Un material de construcción revolucionario

    En el siglo pasado, se logró por primera vez obtener con madera un material de construcción renovable, en turnos de rotación cortos, y certificado. Es el caso de ACCOYA, que se fabrica a partir de un Pino Radiata que tiene 28 años de edad, y que además presenta magníficas propiedades, como la máxima durabilidad y estabilidad; lo que antes requería aguardar 150 años y una especie de máxima durabilidad natural.

     

    ¿Qué significa modificar la madera?

    El concepto de la madera modificada se basa en evitar que ningún hongo de pudrición pueda atacarla. Y esto se hace bloqueando los grupos hidroxilo que absorben la humedad, esto es, aquellos que captan las moléculas de vapor de agua que existen en el ambiente. Si la humedad de la madera está por debajo de un 20 por ciento, los hongos no pueden atacarla.

    Por primera vez se ha convertido la madera en otro material, sin usar un biocida Hasta ahora sólo incrementábamos su durabilidad, mediante una sal hidrosoluble.

    Numerosas empresas están intentando desarrollar y trabajar con madera modificada. Una de ellas es ACCSYS Technologies, fabricante de ACCOYA. Y su representante en España, Portugal y Norte de Africa, el Grupo GAMIZ.

     

    ACCOYA: la madera acetilada

    Para obtener ACCOYA, madera de Pino Radiata proveniente de plantaciones en Nueva Zelanda y previamente clasificada, es tratada en autoclave con anhídrido acético (que no es un biocida), liberando ácido acético. En otras palabras, “se impide que el agua rompa la pared celular de la madera, haciendo que ésta hinche o merme”, puntualizó en Mallorca Loreto Burés, Directora de Desarrollo de Negocios en el Grupo GAMIZ.

    En este proceso químico, se sustituye el enlace de puente de hidrógeno o grupos hidroxilo (captadores de moléculas de vapor de agua) por un enlace de tipo covalente (entre 10 y 15 veces más fuerte). Durante toda la vida útil de la madera, esos enlaces van a estar unidos, y el proceso es irreversible.

    La madera de ACCOYA está cien por cien modificada y controlada en el proceso del producción, con lo cual “no hay que vigilar qué tipo de corte dar a la madera para obtener las mejores piezas, y los desperdicios se reducen a un 4-5 por ciento”, señala Loreto Burés.

    La madera se logra acetilar en el año 1928. El proceso es patentado en 1930 por ACCYS Technologies; una empresa que cotiza en bolsa y que fabrica sus productos en Holanda. Y no es hasta ahora cuando disponemos de los primeros productos comerciales. Mientras el mercado tuvo maderas tropicales y no encontraba soluciones constructivas donde aplicar la madera acetilada, una tecnología para desarrollar el producto, o empresas dispuestas a realizar fuertes inversiones y esperar años, no ha sido posible el lanzamiento de ACCOYA y garantizar su suministro regular.

     

    Las prestaciones de ACCOYA

    ACCOYA es muy durable. Sin perder propiedades mecánicas, la clase de durabilidad alcanza el mayor valor posible, según la norma EN 350, es decir, 1. La misma que tienen la teca o el ipé. 

    Sin romper su estructura molecular, simplemente uniendo a los grupos hidroxilo una molécula más pesada, la madera de Pino Radiata de 28 años ve incrementada su densidad, quedando clasificada estructuralmente como C 16. Y puede alcanzarse la clasificación C 24, para usos en los que se requiere mayor resistencia.

    El coeficiente de contracción tangencial es del 1,5%; haciendo que el material sea hasta cinco veces más estable que una teca.

    Y todo ello ensayado, testado y certificado por los organismos más prestigiosos y competentes en la materia.

    Gracias a la silvicultura practicada en los cultivos en Nueva Zelanda, es posible obtener tablas largas, de hasta cinco metros, con las cuatro caras limpias.

    Además, supera el rendimiento térmico de las maderas blandas comunes, y también elde las maderas duras, hasta en un 40 %, lo cual contribuye a reducir la factura energética del edificio donde va colocada.

    Por primera vez disponemos de una madera blanda que se puede emplear al exterior, que admite acabados, opacos y translúcidos, y proviene de plantaciones de árboles certificados. Un material inocuo y estable, fácil de mecanizar y unir, que permite mantenimientos más largos.

    “Es madera, pero resiste muy bien la radiación ultravioleta. La lignina se va a degradar, y se va a volver gris, aunque más tarde que en cualquier otra madera”, apuntó Loreto Burés.

    Con todo, ACCOYA permite incrementar la garantía de los revestimientos exteriores de madera. ACCYS Technologies otorga por escrito una garantía de 50 años para la ACCOYA instalada en contacto con el suelo, sin protección, tratamiento o acabado alguno; y 25 años si el material está en contacto con agua dulce. De igual manera, gracias a su estabilidad del 97,7%, ACCOYA es un sustrato ideal para los acabados superficiales: al no moverse, no rompe la película del barniz. Esto permite también que marcas de barnices como SIKKENS, su colaborador en Europa y España, puedan incrementar la duración de la garantía de sus productos.

     

    Nuevas posibilidades constructivas en madera

    Con ACCOYA, un arquitecto puede proyectar cosas diferentes: puentes con madera expuesta capaces de soportar cargas de sesenta toneladas y una vida útil superior a los ochenta años, o puentes y pasarelas sumergibles en el agua,

    “Gracias a su inmovilidad, incluso el acabado en color negro o las esquinas ingleteadas a 45 grados han dejado de ser un problema si se utiliza ACCOYA –asegura Christel van Leersum, gerente de relaciones en ACCSYS Technologies-. De igual forma, la estabilidad facilita un encolado perfecto de las piezas”.

    Ideal para las aplicaciones en exterior, en cualquier zona geográfica del planeta, en estilos clásicos o modernos, también existen soluciones para el interior, como los tableros de fibras y tableros alistonados acetilados; aptos para fabricar incluso mobiliario de baño. ACCOYA está presente en las cinco plantas de oficinas de Google España en la Torre Picasso de Madrid; con tablero alistonado de madera acetilada, fabricado por GAMIZ.

    En las ventanas, ACCOYA garantiza una vida de servicio superior a los cincuenta años, mientras que un cerramiento de aluminio de idénticas dimensiones requeriría su sustitución a los veinte años. Además, los perfiles de ACCOYA se pueden redecorar, es decir, pintar de un color diferente o disfrutar en el color natural de la madera.

    En pavimentos, la estabilidad del material permite colocar lamas más largas y anchas, sin temor a los movimientos naturales en la madera convencional. ACCOYA es más resistente al desgaste y admite, además, la instalación bajo su superficie de instalaciones de calefacción y refrigeración radiantes. En las jornadas estuvieron expuestas unas muestras de deck de 200 mm. de ancho por 4,8 m., de largo con un año de exposición al exterior en Mallorca, que dejaron impresionados a los asistentes.

    También junto al mar; el sol, la sal o la arena son incapaces de generar daño alguno a las superficies de ACCOYA. Para cualquier problema característico de un determinado lugar, ACCOYA tiene una solución que hace posible su uso, en plenitud de sus prestaciones.

    ACCOYA cuenta ya en España con dos obras singulares: una estación marítima en Vilagarcía de Arousa, en Pontevedra (validada mediante un plano y una garantía por escrito de la durabilidad de su acabado translúcido, firmada por la empresa SIKKENS), y la reforma de un colegio en Valencia, revistiendo su exterior con una nueva piel de listones de madera acetilada. Actualmente se está ejecutando un puente de ACCOYA y hay en cartera varios proyectos a realizar en un futuro próximo.