NOTICIAS

  • 16 de marzo de 2015

    Julián Cabero, analista financiero del Grupo BBVA, explica ante los madereros la situación económica actual
    imagen_8125.jpg

    Con ocasión de la celebración de su Asamblea General 2015, y como viene siendo habitual en los últimos años, la Asociación Española del Comercio e Industria de la Madera ha organizado una Jornada de Interés para el sector de la madera.

    El pasado jueves 12 de Marzo, Julián Cabero, analista financiero del Grupo BBVA, trazó ante un gran auditorio reunido en el hotel Tryp Ambassador de Madrid, las perspectivas de la economía española para 2015.

    Según el experto en economía seleccionado este año por AEIM para abrir su jornada informativa anual, el consumo crece en Europa, con una aceleración moderada, y desigual según las zonas.

    “La caída del precio del petróleo es positiva para el crecimiento, pero las divergencias en la política monetaria elevan la incertidumbre en los mercados financieros. A lo que se añaden otros riesgos, como la situación en Grecia o la evolución de China y los mercados emergentes”, comentó Julián Cabero.

    Tras una subida del PIB del 1,4% en 2014, España aguarda sendos incrementos del 2,7% en 2015 y 2016. Se lo debemos sobre todo a las exportaciones, que han hecho aumentar los beneficios de las empresas, la inversión e incluso el empleo.

    “Y esta vez, sin una depreciación de la moneda. Aunque con un fuerte riesgo de deflación”. Según el analista del BBVA, “la bajada generalizada de precios ha contribuido a que España salga de la crisis. Así como la política fiscal y la relación dólar-euro”. Con sus datos, actualmente nuestro país registra menores desequilibrios, una reactivación del crédito (+7,5% a empresas en 2014) y, en definitiva, un crecimiento moderado. “Incluso el sector inmobiliario crecerá, de forma moderada, gracias a la confianza y un nuevo escenario financiero. Pero España debe evitar que la incertidumbre política lastre la recuperación”, señaló el ponente.

    A juicio de Julián Cabero, “los retos de la economía española son el mercado laboral y la productividad”. En su opinión, “es necesario seguir reduciendo el déficit público, minimizando su impacto en el crecimiento. De hecho, el crecimiento ha de ser la base de la consolidación fiscal”.

    Según el analista del BBVA, la receta para que las cosas marchen mejor en España contiene tres ingredientes: confianza, costes financieros bajos y reformas.