NOTICIAS

  • 23 de octubre de 2015

    Dos casas pasivas construidas con CLT dentro de los muros de edificaciones antiguas
    imagen_8295.jpg

    Una de las aplicaciones más interesantes de la madera contralaminada CLT es su facilidad para construir una casa de madera dentro de una casa de piedra que quiera conservarse por su valor arquitectónico, las condiciones urbanísticas, normativas, etc. En efecto, la estructura de madera es autoportante y no añade cargas a las fachadas y resto de la estructura antigua. De paso permite una mejora sustancial del aislamiento, aproximándose a los estándares que la sociedad, y le legislación, está exigiendo o lo va a hacer en un plazo muy breve.

    En IBERO, población perteneciente a la Cendea de Olza, situada a 13 km de Pamplona, se están construyendo dos casas rurales según el Estándar Passivhaus. 

    El proyecto es del estudio  BOA ECOARQUITECTOS y la ingeniería CLT, de Madergia, empresa que se está introduciendo tanto en el campo de las casas de madera como en el de la eficiencia energética, adelantándose a los cambios mencionados más arriba.

    En el siguiente enlace puede encontrarse una información más completa de este proyecto, su proceso constructivo y sus características térmicas. El proyecto se publicará, una vez finalizado, en la revista AITIM. Con él se quiere recoger esta iniciativa que anticipa una tendencia de futuro: el uso del CLT, y de otras estructuras de madera, en el campo de la rehabilitación constructiva y energética de edificios preexistentes. Más información AQUI