NOTICIAS

  • 17 de febrero de 2016

    El sector de la construcción apuesta por BIM
    imagen_8435.jpg

    La metodología BIM representa una evolución en los procesos del mundo de la construcción y una notable mejora en la prescripción de productos porque facilita la prescripción a arquitectos, ingenieros y técnicos en general.

    Será imprescindible a las empresas con vocación internacional y mercados maduros, ya que el desarrollo de los proyectos en BIM es una exigencia creciente, porque permite mejorar los tiempos de trabajo generando ahorros en costes de diseño, ejecución y mantenimiento.

    Los contenidos BIM se descargan en archivos REVIT incluyendo en ellos los sistemas constructivos más destacados, incluyendo los detalles constructivos y sus productos.

    ¿Qué es BIM?

    BIM es sinónimo de Building Information Modeling (Modelado con Información para la Construcción).

    Mientras que el programa de CAD utiliza sólo geometría en 2D o 3D sin diferenciar los elementos, el sistema BIM utiliza bibliotecas de objetos inteligentes y paramétricos, interpreta la interacción lógica entre los diferentes tipos de objetos y almacena la información referente a estos objetos.

    El BIM marca una nueva era para los profesionales de la arquitectura, ingeniería y construcción que no sólo ahorrarán tiempo al crear y modificar sus proyectos sino que también facilitarán la interacción al más alto nivel con sus colaboradores o asociados al compartir contenidos específicos de cada especialidad en el mismo modelo BIM.

     

    BIM una oportunidad para la excelencia

    Entre las virtudes del BIM, se destaca, asimismo, el hecho de que este modelo virtual puede ser visualizado según todas las modalidades de representación que admite un proyecto: en planos (plantas, vistas, cortes), en imágenes 3D, en planillas de datos, y hasta en animaciones virtuales.

    Además, al integrar toda la información en una única base de datos, el sistema asegura la consistencia de todos los planos, plantillas y representaciones en tres dimensiones de la obra. Esta cualidad se traduce en una reducción de los tiempos de trabajo en la producción y coordinación de documentación, en la capacidad de recibir cambios con menor incidencia en tiempos y costos.