NOTICIAS

  • 21 de marzo de 2018

    La Burbuja Térmica: el último tratamiento contra plagas de Rentokil, alineado con el cuidado del entorno
    imagen_9092.jpg

    Rentokil Initial ha introducido en el mercado español un sistema mejorado y más rápido de control de plagas, su nueva Burbuja térmica, una cámara portátil de desinsectación que utiliza rayos infrarrojos en lugar de los tradicionales gases. Está especialmente recomendada para acabar con plagas de chinches, xilófagos y escarabajos textiles entre otras.

    Algunas de sus grandes ventajas son que se puede usar dentro de habitaciones y se pueden tratar, sin dañarlos y sin esperas ni plazos de seguridad, objetos y muebles de todo tipo, incluso los más delicados como alfombras, flores secas, tapices, colecciones de insectos, libros y electrodomésticos, siendo el tratamiento complementario perfecto para control de chinches en hoteles, residencias, hospitales; ya que los elimina en todas sus fases en el interior de colchones, mesillas o sofás. La burbuja térmica está configurada con un tejido flexible basado en nanotecnología y a la hora de su uso tiene muchas ventajas: es portátil, ligera (pesa 26 kg), flexible y se conecta a un enchufe normal. Uno de los aspectos más destacables de este tratamiento es su bajo impacto medioambiental. 

    Es un sistema de eliminación de plagas respetuoso con el medio ambiente ya que no se utilizan biocidas, permite una reducción de la huella de carbono, al emitir menos CO2 y su consumo energético equivale al de una vitrocerámica doméstica.


    Cómo funciona la burbuja térmica

    Los objetos a tratar se introducen dentro de la cámara y se exponen a la acción de la radiación infrarrojaque afecta directamente a las moléculas de proteínas de los insectos, provocando su calentamiento progresivo y desecación; asegurando, así,  la eliminación del insecto en todas sus fases, incluidos huevos y pupas. La temperatura interior de la burbuja no supera los 570 C por lo que no daña pinturas, barnices, resinas o colas del mobiliario. Además, solo es necesario un tratamiento para eliminar la plaga, lo que la convierte en un sistema muy rápido (en unas cinco horas estará todo listo).


    Rentokil Initial tiene una amplia experiencia en abordaje de plagas con la solución de burbuja térmica, habiendo realizado ya cientos de tratamientos contra chinches.