NOTICIAS

  • 26 de septiembre de 2018

    Las viviendas prefabricadas ABS (Azuqueca de Henares) realizan el primer ACV y EPD de su sector en España
    imagen_9272.jpg
    Un grupo de diez empresas (1) con Responsabilidad Social han colaborado para definir y reducir el impacto ambiental en la edificación haciendo una prueba piloto: construir una vivienda unifamiliar en la fábrica de ABS. Su superficie es de 96 m2, y tiene tres dormitorios, dos baños, cocina y sala- comedor.
    ABS, en colaboración con ISOVER, ha sido la primera empresa en realizar una Declaración Ambiental bajo el Sistema Internacional EPD® para una vivienda industrializada, con certificación Passivhaus, que incluye un Análisis del Ciclo de Vida (ACV) según la Norma ISO 14025.
    El registro de datos y el impacto medioambiental se han calculado utilizando el software de ACV Simapro 8. Se ha utilizado el modelo de impacto CML-IA Baseline v 4.1, junto con la base de datos de ACV Ecoinvent 3.3 y EPDs® de productos del grupo Saint Gobain para la obtención de los datos de inventario de los procesos. El modelo de Impacto EDIP 2003 ha sido utilizado para el cálculo de los indicadores de residuo. El inventario de las materias primas utilizadas ha sido tomado directamente de la vivienda analizada.
    Este ACV estudia la energía necesaria para sus cuatro etapas:
    1. Producto, que incluye extracción de materiales, transporte a fábricas y fabricación de productos.
    2. Construcción, que incluye transporte del producto, proceso de Instalación del producto y Construcción.
    3. Uso, que incluye la energía de uso, mantenimiento, reparación, sustitución, rehabilitación, energía operacional y agua operacional.
    4. Fin de vida, que incluye deconstrucción, transporte, gestión de residuos, reúso o recuperación y eliminación.
    Para facilitar las conclusiones hemos identificado el consumo de energía con la emisión de CO2 + residuos radiactivos.
    El resultado final ha sido sorprendente. Esta vivienda tiene un Impacto Ambiental drásticamente menor que una vivienda equivalente de construcción tradicional.
    Porcentaje de ahorro de vivienda industrializada comparado con vivienda tradicional
    (Uso durante 50 años).
     
    INDICADOR Producto  Construcc.  USO FINAL TOTAL  
    Cambio climático 67,2% 81,8% 63,1% 95,6% 65,6%  
    Salud humana 83,1% 68,3% 64,9% 98,3% 75,3%  
    Calidad de los Ecosistemas 11,5% 91,7% 78,8% 94,7% 76,0%  
    Agotamiento de r. abióticos 45,7% 82,5% 60,0% 96,5% 58,5%  
    Producción de residuos 34,9% 94,2% 77,0% 99,0% 95,6%  
    Huella hídrica 79,4% 88,8% 79,5% 98,3% 79,6%  

    El menor impacto de las cuatro etapas aporta un gran beneficio para el conjunto de la sociedad.
    Tan solo la tercera etapa, la baja energía de uso, aporta un beneficio directo para el propietario, y, por lo tanto, es la que mas animará a aceptar lo que prescriba el CTE de próxima entrada en vigor sobre Edificios de Consumo Casi Nulo.
    Corresponde a los poderes públicos adecuar un marco legal que recoja los beneficios de las otras tres etapas.
     
    Análisis de las 4 etapas:
     
    1ª Etapa. Producto:
    Incluye la energía consumida e impacto económico en la obtención y transformación de materias primas desde el medio natural, los procesos de modificación y alteración de las materias primas y su transporte hasta el lugar de fabricación.
    La madera es el material que menos energía consume para su obtención. La lluvia y el sol son los artífices del crecimiento de los árboles. Es el único material de construcción aislante y resistente a la vez. Construir con madera suma a sus ventajas de confort y aislamiento, la de ser el material que más energía ahorra en el conjunto de procesos: obtención, transporte, elaboración y puesta en obra.
    El bosque con árboles jóvenes es un sumidero de gases con efecto invernadero. Un árbol joven absorbe 1,47 kg de (CO2) por cada kg de su propio peso, convirtiéndolo en oxígeno. El CO2 representa el 50% del total de los gases responsables del efecto invernadero.
     
    2ª Etapa. Construcción:
    En esta etapa es donde se manifiestan los beneficios evidentes de la industrialización. Tanto por el menor consumo de energía por m2 construido, como por la seguridad del personal, la reducción de residuos, la eficiencia del control de calidad.
    • El doble control de calidad al final de cada tarea, por el operario y por el controlador, hace eficiente el proceso, disminuyendo los partes de reparación,
    • Al ser tareas repetidas, los partes de no conformidad se pueden procesar para evitar nuevos errores,
    • Las condiciones meteorológicas adversas no influyen en la producción,
    • Estas mejores condiciones de trabajo y la contratación sin destajos reducen drásticamente los accidentes laborales,
    • El aprovechamiento del transporte y del material es óptimo. A una fábrica llegan camiones completos y hay muy poco material sobrante. Los contenedores específicos
    • Eficiencia del tiempo. El promedio de un operario de fábrica es de 9 horas/m2. El de una obra tradicional esta sobre 30 horas/m2 en una vivienda unifamiliar.
    De estos datos se constata que la construcción industrializada consume aproximadamente 6 veces menos energía que la convencional para una misma unidad de obra.
     
    3ª Etapa. Uso
    Ya que cada año aumenta la temperatura (los años de este siglo han batido records), para reducir al máximo la demanda de energía, la vivienda está dotada de:
    • El aislamiento e instalaciones propias de una vivienda con Certificación Passivhaus, cuyas exigencias son ya conocidas. La climatización está resuelta por Aerotermia, con un Coeficiente de Eficiencia hasta 5,04, produciendo el calentamiento del ACS con la energía sobrante de su proceso termodinámico para la climatización.
    • Aerogeotermia, técnica que aprovecha la obviedad de que la casa se sombrea a sí misma, de manera que debajo de ella la inercia térmica produce una temperatura estable. De ahí resulta el mayor ahorro energético ya que la entrada al recuperador no será la del aire exterior sino la de la geotermia superficial. 
     
    El nombre de Aerogeotermia podría definirse como geotermia superficial de bajo coste. Permite reducir entre un 30% y un 50% la energía para climatizar un edificio al aprovechar el favorable gradiente geotérmico superficial en su subsuelo y el fácil intercambio térmico tierra-aire a través de un tubo de metal conductivo.
    El nombre y la idea han nacido en las instalaciones de ABS en Azuqueca de Henares, Guadalajara. España.
    En 2009 se hicieron los cálculos y pruebas y en 2010 se empezó su implantación en las viviendas.
    En el grafico se muestran la temperatura exterior y la del aire de entrada de aerogeotermia durante diez días. La Aerogeotermia ha conseguido reducir una media del 38% la energía necesaria para obtener la temperatura de confort. 
     
    La idea no está patentada y ABS aporta la información técnica complementaria a las empresas e instituciones interesadas. 
    Este gráfico es importante para observar que en viviendas muy eficientes la etapa de uso adquiere un valor mucho menor respecto al de extracción de materia prima.
    Este gráfico es importante para ver el ahorro energético que tienen las viviendas de ABS respeto al resto de otras viviendas del mercado inmobiliario de España.
     
    Como complemento al ACV, hemos tenido en cuenta los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, aprobada por los Estados Miembros de la ONU en 2015 (2), de los cuales, los números 3 (Buena Salud), 7 (Energía asequible y sostenible), 9 (Industria, Innovación, Infraestructura), 13 (Acción Climática), 15 (Vida en la Tierra) y 17 (Alianzas para los objetivos), entran de lleno en esta iniciativa.
    1) Las 10 empresas colaboradoras son: Isover, ABS, Vand Arquitectura, Deceunink, Parsan, Roto Frank, Euronit, Zehnder, Saint Gobain Glass, Iso Chemie
    (2) http://www.undp.org/content/undp/es/home/sustainable-development-goals.html