NOTICIAS

  • 28 de junio de 2019

    Rehabilitación energética e impermeabilización de la Escuela de arte de Algeciras con el sistema SIATE Onduline + Ondutherm
    imagen_9553.jpg
    El SIATE de cubierta Onduline es una solución técnica ideal para la rehabilitación energética de cubiertas inclinadas acabadas en teja
    La empresa multinacional Onduline, fabricante líder de sistemas ligeros para la impermeabilización y aislamiento de cubierta inclinada, ha participado en la rehabilitación energética de las cubiertas de la escuela de arte de Algeciras con su solución integral para la rehabilitación energética de cubiertas inclinadas: el sistema SIATE de Cubierta Onduline.
    El proyecto de rehabilitación de la escuela de arte de Algeciras ha sido promovido por la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía, a través de la Agencia Pública Andaluza de Educación. La actuación, presupuestada en 1.000.730 €, ha contemplado la reparación estructural de forjados, reparación de cerramientos de fachada y carpinterías exteriores y la rehabilitación integral de las singulares cubiertas inclinadas de la escuela.
    La autoría del proyecto y dirección de la obra ha sido desarrollada por el arquitecto Jose Antonio Sánchez Hernández y, como director de ejecución material, el arquitecto técnico Jose Manuel García Lozano. Ambos pertenecientes al estudio de arquitectura almeriense Ecotecno Consultores Técnicos S.L.L. La ejecución de la obra ha sido adjudicada a la empresa constructora gaditana Construcciones Francisco Manzano S.L.L.
    La escuela de arte de Algeciras fue construida en 1971. Se trata de un edificio inscrito en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz por la Junta de Andalucía. Caracterizado por una singular geometría escalonada en forma de espiral, compuesta por sucesivos, pero diferenciados, bloques con grandes cristaleras en fachada y faldones inclinados de cubierta de teja cerámica. La rehabilitación del complejo prevé la reconstrucción de los muros originales de ladrillo por unos de hormigón armado y la sustitución de la carpintería por una nueva de aluminio que cumpla con el CTE.
    Respecto a las cubiertas inclinadas de teja, en general, presentaban un mal estado de conservación y una deficiencia de aislamiento térmico, por lo que se ha optado por una rehabilitación energética integral de estas. El sistema SIATE de cubierta Onduline ha sido la solución instalada, dado que aporta todas las características necesarias: aislamiento térmico, impermeabilización y ventilación, con una gran facilidad de instalación respecto a los sistemas tradicionales y con las mayores garantías en cuanto a durabilidad y prestaciones.  
    Las tareas de rehabilitación de cubierta han afectado a una superficie total aproximada de 700 m2 repartidos en 21 faldones monopendientes. La actuación, de carácter integral, ha sido similar en todas las cubiertas inclinadas debido al deterioro generalizado que estas presentaban. Toda la rehabilitación energética e impermeabilización de cubierta ha sido desarrollada en cuatro fases diferenciadas:
    En primer lugar, se ha retirado toda la teja cerámica curva original recibida directamente sobre el soporte de cubierta. Debido al mal estado del soporte, ha sido necesario sustituir gran parte de este, retirando la capa de compresión original y proyectando una nueva capa de compresión de hormigón armado previo tratamiento y reparación de la estructura metálica. De este modo, el soporte de cubierta quedaba saneado y listo para instalar el sistema constructivo de cubierta.
    Es en este segundo paso cuando se procede a la instalación del aislamiento térmico de la cubierta con el sistema SIATE de cubierta Onduline. El primer elemento de esta solución energética de cubierta es el panel sándwich Ondutherm Basic, un panel sándwich compuesto por un tablero aglomerado hidrófugo ranurado y un aislamiento térmico machihembrado de XPS de alta densidad. Estos paneles aislantes se colocan directamente sobre el soporte de cubierta, fijándose mecánicamente con tornillería específica para cada tipo de aplicación. Su colocación es muy fácil y segura, gracias a sus dimensiones (2,5 x 0,6 m) y a su ligereza (en torno a 16 Kg/m2).
    Los paneles Ondutherm Basic se fabrican en espesores de aislamiento desde 3 hasta 20 cm, facilitando notablemente la aplicación del espesor de aislamiento deseado en cubierta, ya que este se instala en un único paso . Además, los paneles forman un soporte homogéneo y dotan a la cubierta de un aislamiento continuo y sin puentes térmicos, gracias al encaje machihembrado presente en el aislamiento. Una vez se ha instalado el panel sobre el forjado de cubierta, se ha procedido a la tercera fase del trabajo: la impermeabilización del tejado con Onduline Bajo Teja DRS. 
    La instalación de las placas Onduline Bajo Teja DRS sobre los paneles sándwich de madera Ondutherm Basic es muy rápida y sencilla gracias al soporte continuo de tablero aglomerado hidrófugo existente. Las placas Onduline Bajo Teja DRS proveen de una total impermeabilidad a los paneles sándwich, y al tejado, por lo que con su instalación se evitan las patologías causadas por la filtración de agua, rotura o desplazamiento de tejas. Gracias a la ligereza y flexibilidad de estas y al sistema de fijación mecánica, se realiza una cubierta totalmente en seco, ligera y que crea un doble tiro de ventilación en el tejado, cuestión fundamental para evitar condensaciones y alargar la vida útil de la cubierta.
    Para este proyecto el modelo Onduline Bajo Teja DRS instalado ha sido el BT-200, una placa de alta resistencia al pisado que sirve de plantilla para la colocación de las tejas curvas ya que marca donde deben ir las tejas canales y las cobija, facilitando el replanteo y la colocación de las tejas. Además, gracias a la rugosidad de la parte superior de las placas Onduline Bajo Teja DRS, las tejas cuentan con una mayor seguridad antideslizamiento ya que estas se agarran mejor sobre las placas. Una vez que las placas Onduline Bajo Teja DRS se han fijado a los paneles Ondutherm Basic, la cubierta ya queda totalmente impermeabilizada y protegida frente al exterior, por lo que permite continuar con otras tareas y dejar la colocación de tejas para el momento más adecuado.
    Finalmente, en la cuarta fase de los trabajos se procede a la colocación de la cobertura de la cubierta, en este caso una teja cerámica curva recuperada para las tejas cobija y una teja nueva para las canales. Para el recibimiento de las tejas curvas canales sobre las placas Onduline Bajo Teja DRS se pueden utilizar diferentes adhesivos y soluciones. En general, la utilización de gancho y espuma es una solución eficaz que permite la microventilación del tejado, por lo que las tejas canales se reciben de este modo. Las tejas cobija, al ser recuperadas, presentan una elevada porosidad que implica sean recibidas de forma tradicional con mortero de cemento y cal.
     El resultado final es una cubierta de estética tradicional en teja árabe, pero con unas prestaciones técnicas en aislamiento, impermeabilización  y ventilación, que aseguran una larga durabilidad del tejado en óptimas condiciones. Onduline garantiza el Sistema SIATE de cubierta por 30 años en impermeabilización y 20 años en aislamiento.
     
    Más fotos en: 

    https://es.onduline.com/rehabilitacion-energetica-cubierta-siate-escuela-arte-algeciras