NOTICIAS

  • 16 de septiembre de 2019

    Cinco errores comunes a la hora de pedir argón en un doble acristalamiento
    imagen_9593.jpg
    El mercado de los cerramientos pasa por un momento decisivo, dado que las exigencias de los usuarios son cada vez mayores. La elección de ventanas, sobre todo del vidrio, que supone en torno al 80% de superficie de los huecos, resulta cada vez más determinante a la hora de lograr un gasto energético menor y, con ello, un ahorro económico y un mayor respeto al medio ambiente.

    En ocasiones se solicitan configuraciones de doble o triple acristalamiento sin criterios claros.

    En GUARDIAN SELECT™ han detectado cinco errores muy comunes en el mercado de la ventana relacionados con la elección del gas argón, en lugar de aire como aislante.



    Mitos sobre el argón: lo que NO mejora la prestación de la ventana

    1-    Solicitar un doble o triple acristalamiento con argón entre dos vidrios estándar (Float/Float) para mejorar el aislamiento térmico (valor U), sin incluir un vidrio de capa con aislamiento térmico.

    2- Pedir argón para mejorar la atenuación acústica y ofrecer un entorno menos ruidoso, sin incluir un vidrio laminado.

    3-    Ofrecer el argón como elemento bloqueador de la radiación solar sin vidrio de control solar.

    4-    Identificar el llenado de gas en la UVA (Unidad de Vidrio Aislante) solo cuando se distingue el tapón de cierre en el perfil.

    5- solicitar al fabricante de la UVA la Declaración de Prestaciones que garantiza el cumplimiento del Marcado CE.

    Si se busca incrementar el aislamiento térmico de la ventana, el argón es un buen elemento de mejora, siempre y cuando se combine con uno de los vidrios de capa con aislamiento térmico, como son los vidrios Guardian Sun, Guardian ClimaGuard o Guardian SNX60; recomendado para una aplicación específica. Con todas estas soluciones de vidrio GUARDIAN se puede reducir el valor U dos-tres décimas.

    En cambio, con vidrios sin capa de aislamiento térmico (como los Float o vidrios estándar), solo mejorará el valor U una décima; esto es un 50% menos. Recordemos que el valor U indica la transmitancia térmica global; cuanto menor es el valor U, menor será el paso de frío o calor a través de la ventana y, por tanto, peor su capacidad aislante.

    En lo referente al argón y aislamiento acústico, no está probado que el argón sea una barrera para el sonido. 

    En definitiva, el argón no es el elemento determinante a la hora de conseguir mayores prestaciones del vidrio; sino como un refuerzo para conseguir un mejor valor U.

     

    Acerca del argón

    El argón es un gas noble con tendencia natural a la fuga. Su manipulación es complicada y se necesita un proveedor que cumpla con los requerimientos del marcado CE para el argón.

    Los fabricantes, además de incluir en sus procesos de fabricación los sistemas de control diarios necesarios, aseguran su fabricación llevando a ensayos reales en un laboratorio certificador para acreditar la concentración de argón y su permanencia en el tiempo a través de ensayos de envejecimiento acelerados.


    A día de hoy, en el mercado español y portugués son pocos los que pueden acreditar estas pruebas: https://www.guardianselect.es/fabricantes-argon/