NOTICIAS

  • 7 de abril de 2020

    Las viviendas actuales no están pensadas para estar recluidos muchos días
    imagen_9757.jpg

    Barcelona, 6 de abril de 2020.- El director del área de Accesibilidad de UIC Barcelona School of Architecture, Enrique Rovira-Beleta, ha asegurado que con la crisis generada a raíz del COVID-19 y el confinamiento de la población “hemos podido constatar que las viviendas actuales, tanto a nivel de distribución y espacio como de interiorismo y mobiliario, no están pensadas para estar recluido y encerrado durante muchos días”:

    Rovira-Beleta ha afirmado que esta pandemia “cambiará la visión” de las viviendas y llevará a que “las normativas se modifiquen” con el objetivo de “conseguir más amplitud de espacios interiores, iluminación y ventilación”.

    Según este especialista de UIC Barcelona, los arquitectos apostarán por “volver a las viviendas de los años 30, como la casa  Block y las tipologías de arquitectos como Sert o Torres Clavé, que potenciaban la salubridad y la iluminación con amplios espacios”.

    Rovira Beleta ha apostado por que se incorporen también nuevas medidas de accesibilidad que “mejoren la seguridad y el confort de toda la familia, teniendo en cuenta el envejecimiento de la población, y para que todos seamos lo más autónomos posibles”. “Creo que con esta crisis sanitaria, muchos vecinos que antes ponían ciertas dificultades para la instalación de ascensores en los huecos de las escaleras o por las fachadas de la finca o patios interiores de las mismas se han dado cuenta estos días de su necesidad”, ha añadido. 

    En este sentido, ha añadido que la accesibilidad “se ha de incorporar de manera desapercibida en el diseño de las nuevas viviendas”, así como “en las reformas y en el interiorismo de las ya existentes, porque esta crisis nos demuestra que la accesibilidad no es sólo una obligación sino un derecho para toda la ciudadanía”.  

    Así, ha destacado que el acceso a los balcones y las terrazas “debería ser mucho más cómodo, eliminando escalones que impiden a personas de movilidad reducida severa el poderlo superar de forma autónoma”. En su opinión, las puertas de acceso “deberían ser correderas con las guías empotradas en el suelo” y “lo más vidriadas posibles para que la luz entrara en cada una de estas dependencias interiores de la vivienda que disponen de balcón o terraza”.

    Otro de los aspectos que, a su juicio, deberían incorporar las viviendas es “una mayor iluminación exterior de los baños, incluso según su ubicación con alguna de sus paredes o parte de la pared traslucida para que la luz llegara a su interior”. “Sería necesario también que existieran más patios de ventilación en estos baños interiores”, ha añadido.

     Rovira-Beleta ha pedido también que se potencie el uso de las terrazas comunitarias “como posibles huertos urbanos o zonas de recreo para niños, de la propia comunidad de vecinos” y que se habiliten “posibles aparatos para realizar gimnasia”.

    Finamente, a nivel urbanístico, el director del área de Accesibilidad de la Escuela de Arquitectura de UIC Barcelona ha comentado que sería muy buena opción “crear más parques y zonas verdes al aire libre en nuestros barrios y ciudades”, ya que, a raíz del confinamiento, “la gente ha descubierto que pasear al perro ha sido una ventaja en vez de una obligación”. “Entiendo que las 'super islas se van a potenciar todavía más en el diseño de nuestras ciudades”, ha concluido.

     

    Sobre UIC Barcelona

    La Universitat Internacional de Catalunya (UIC Barcelona) nació el año 1997 con el objetivo de ofrecer una formación universitaria de calidad y promover la investigación para servir a la sociedad. Ligada al mundo empresarial y con un marcado carácter internacional, imparte 16 grados, una treintena de dobles titulaciones internacionales y una amplia oferta de posgrado en los dos campus que tiene, situados en Barcelona y Sant Cugat del Vallès.