NOTICIAS

  • 22 de diciembre de 2021

    La inversión inmobiliaria impulsará la recuperación económica en 2022
    imagen_10170.jpg
    [Barcelona, diciembre de 2021] Cada vez queda menos para finalizar el año. 2021 ha estado marcado por un proceso de recuperación general, con una mayor movilidad entre países, aumento de la compraventa de viviendas, la llegada de inversores internacionales, y una bajada constante en el precio de los alquileres. ¿Cómo será 2022? Lo que está claro es que la economía, y el sector de la vivienda, sigue dependiendo de la economía general y de cómo se comporte la Covid en el país y en el mundo.
    La 6ª edición del informe Active Capital de la consultora Knight Frank España indica que España se consolida como un destino de inversión clave en el sector inmobiliario. El país será uno de los cinco puntos más destacados en volumen de capital invertido en Europa en 2022 con una inyección cercana a los 7.500 millones de euros. 
    “España es un país muy atractivo para la inversión en activos inmobiliarios, gracias a unas rentabilidades en zonas prime por encima de otros países. Tras el golpe de la pandemia, el sector inmobiliario español se está recuperando con fuerza, especialmente en las áreas de logística, centros de datos, oficinas y residencial. Estamos seguros de que el 2022 consolidará el crecimiento al que asistimos ahora”, explica Pau Antó, economista y experto en inversión inmobiliaria. 
    Nos encontramos en una conjunción perfecta para hacer de la inversión inmobiliaria un destino ideal para los ahorros de los ciudadanos. Como explica Pau Antó, estamos en un gran momento para el sector inmobiliario, aunque indica que el gran reto del sector es dar facilidades a los jóvenes y otros colectivos vulnerables para la compra, para lo que será necesario una colaboración de todos los agentes públicos-privados.
    Respecto a las inversiones, Antó sí ve mayor cantidad de inversiones en 2022, “y se centrará sobre todo en la rehabilitación”. Con la llegada de los fondos europeos, a nivel público, se va a destinar una importante liquidez a la rehabilitación de viviendas a favor de la eficiencia energética, que también impulsará la compra y la reforma. Así cree que veremos mucha más inversión de propietarios que hace años destinada a mejorar la calidad y eficiencia de sus hogares.
    España y el mercado inmobiliario
    La Covid-19 asestó un duro golpe a la economía, dibujando un panorama desolador en prácticamente todos los sectores económicos. No obstante, este “crack”, sin precedentes en la historia, va a dar paso, a medida que avance la vacunación y se logre la inmunidad de grupo, a una etapa de bonanza y crecimiento en la economía española también sin precedentes ya que como indican tanto la Comisión Europea, como el Banco de España, el crecimiento económico va a ser más intenso de lo inicialmente previsto, con un crecimiento por encima del 6% . 
    Ante este contexto es necesario hacernos la siguiente pregunta: ¿cuáles son las perspectivas del sector inmobiliario? Las previsiones de los expertos son muy halagüeñas: este sector será uno de los que lidere la recuperación económica de España. Varios son los elementos que lo confirman: alto crecimiento tras un período de caída intensa del PIB, financiación en mínimos históricos e inflación de precios. La inversión en activos inmobiliarios (ya sean inmuebles, como terrenos o suelos comerciales) ha sido tradicionalmente la mejor opción para cubrirse de los efectos de la inflación. La coyuntura hace de la inversión inmobiliaria la mejor opción.
    Pau Antó, experto en inversión inmobiliaria, nos explica por qué:
    1. Los precios se han ajustado
    En 2020, los precios de la vivienda, tras una senda alcista iniciada en 2013, se ajustaron y han surgido oportunidades de inversión muy interesantes. En 2022 se prevé que los precios de la vivienda en España repunten por encima del 4%, según las previsiones del sector, al calor de la recuperación de la economía. Por tanto, nos encontramos todavía ante niveles de precios en el sector inmobiliarios contenidos, a diferencia de lo que está pasando en otros mercados como el de EEUU, donde los precios ya han empezado a ascender con fuerza impulsados por la alta inflación. 
    “Por tanto, podemos decir que la tendencia es más hacia la compraventa. Y esto influye en la bajada de los precios del alquiler. Aunque, tenemos que matizar que, es un descenso poco acusado, y que el interés por el alquiler sigue siendo muy importante en el mercado inmobiliario”, según indica Antó.
    2. Protección frente a un periodo prologado de alta inflación
    Al comprar ahora, el inversor no solo se puede beneficiar de precios contenidos, sino que va a invertir en un contexto donde, tras años de un escenario de inflación muy reducida, los últimos meses indican un cambio de tendencia, con un mayor número de expertos nacionales e internacionales que apuntan a un cambio estructural, con una inflación elevada en los próximos años.
    La inversión inmobiliaria garantiza por tanto el mantenimiento del valor de los ahorros de los consumidores, frente a otras alternativas como inversiones financieras o mantener el dinero en una cuenta de ahorros en un entorno inflacionista.
    3. Facilidad de acceso a la financiación
    Además, la financiación también acompaña para facilitar las inversiones inmobiliarias. La compra de una vivienda suele requerir financiación ajena y, hoy por hoy, su coste es relativamente reducido, en tipos reales negativos. El crédito hipotecario se mantiene en niveles históricamente bajos, después de que el euríbor a 12 meses, con el que se calculan la mayoría de hipotecas variables en España, retomara la caída en noviembre y sitúe la media mensual en el -0,487%. Esta situación facilita la financiación de las operaciones de compra a precios competitivos en comparación con los últimos años, con grandes oportunidades para adquirir una hipoteca tanto a tipo fijo como a tipo variable a niveles históricamente bajos.
    “El gran cambio que vemos es la buenísima situación que tienen ahora los clientes para solicitar una hipoteca porque las entidades están apostando por propuestas muy económicas. El euríbor se mantiene a la baja en estos meses y seguirá así previsiblemente hasta mediados de 2022. Esto tiene un impulso muy potente para la compra de vivienda”, explica Antó.
    ¿Una nueva burbuja?
    A la vista de estos datos, los expertos auguran un ciclo expansivo en el sector, pero sin riesgo de que se repita una burbuja inmobiliaria como la de 2008, por las características del momento económico actual y gracias a la mayor disciplina bancaria y la profesionalización del sector inmobiliario.
    Son muchos los expertos que, en línea con Antó, defienden que la vivienda simplemente está atravesando un buen momento tras la pandemia, pues como señala “el sector residencial goza de una buena situación como también lo hacen los demás sectores inmobiliarios. La ausencia de alternativas de inversión y el exceso de liquidez existente ha provocado que muchos inversores institucionales redoblen su apuesta por el sector inmobiliario”. E insiste en que “hay pocas similitudes entre la situación actual y la de 2007, porque el mercado está sustentado por un crecimiento mucho más sólido”. En definitiva, “podemos descartar con rotundidad que encontremos en otra burbuja inmobiliaria”, concluye.