NOTICIAS

  • 4 de abril de 2013

    La asociación de importadores eleva el riesgo de la República Democrática del Congo, Rep. Centro Africana y Mozambique
    imagen_7543.jpg

    En cumplimiento del Sistema de Diligencia Debida (EUTR) y en concreto en lo referente a la evaluación de riesgos, Aeim ha elevado el riesgo de los referidos países que ahora quedan encuadrados como de categoría de alto riesgo.

    Por lo que respecta la República Democrática del Congo, el aumento de riesgo viene motivado por un reciente y exhaustivo informe de Greenpeace que pone de manifiesto la elevada corrupción y falta de control en el sector forestal.

    En cuanto a la República Centro Africana, el conflicto armado que ha derivado en un golpe de Estado en dicho país ha sido la causa que ha llevado a AEIM a evaluar a dicho país como de alto riesgo.

    Por otra parte, un reciente informe de la Agencia de Investigación ambiental (Environmental Investigation Agency (EIA) desvela el tráfico ilegal de maderas desde este país hacia China, lo que a juicio de AEIM implica elevar el riesgo de dicho país. Además China también es considerada en el sistema de evaluación de riesgos (risk assesment) de AEIM como un país de riesgo elevado. De tal forma que es preciso extremar las precauciones en las importaciones de madera y productos derivados procedentes de dicho país.

    Todas estas modificaciones en la asignación de riesgos ya se han recogido en la Página Web de AEIM sobre EUTR: www.maderalegal.info

     

     AEIM

     

    La Asociación Española del Comercio e Industria de la Madera (AEIM) es una organización empresarial privada, sin fines lucrativos, que integra en la actualidad a 165 personas físicas y jurídicas que se dedican al comercio internacional de productos de madera:

    • 125 almacenistas importadores de productos de madera.

    • 40 empresas representantes en nuestro país de empresas exportadoras, oficinas de ventas, “brokers” y otras entidades con interés en el comercio internacional de productos de madera.

     

    Todos los miembros de AEIM respetan un Código de Buenas Prácticas por el cual se comprometen a practicar un comercio responsable de made­ra, a excluir de sus suministros la madera procedente de talas ilegales, a pro­mover la gestión forestal sostenible de los bosques y a apoyar la certificación forestal como garantía final para el consumidor.